Panasonic escucha a los niños para la educación ambiental

¿Qué piensan los niños de la educación ambiental?, ¿Cómo creen nuestros hijos que pueden ayudar a mejorar el medio que nos rodea?, ¿Están conscientes de la necesidad de cuidar los recursos naturales renovables?

Venezuela, como cualquier otro país, no escapa al mal de la modernidad y que se refiere a la contaminación. Ejemplo en el país son la contaminación del agua y del aire, la dotación de agua potable, eliminación de excretas, el control de artrópodos, etc.

Como dicen los Jesuitas no basta con presentar el problema, hay también que aportar soluciones.

En el principio que educar al niño evitará los problemas del adulto, Panasonic aporta su granito de arena en materia ambiental, orientando esfuerzos hacia el sector de los niños y adolescentes.

Kid School es un programa que adelanta la empresa – que cumplirá los 100 años en el 2018 – para educar a los niños con temas ecológicos. Este programa permite que los más jóvenes (de 6 a 15 años) reflexionen sobre cómo recolectar los desperdicios, qué hacer para disminuir la contaminación ambiental, y todas las recomendaciones que ellos puedan aportar para hacer que la Tierra tenga un futuro Más Verde.

Pero no solo se deben implementar estos programas de concientización, sino que hay que divulgarlos, para conocer qué piensan los niños y adolescentes, y cómo podemos poner en práctica esas ideas en la actualidad.

Los espacios de Panasonic Venezuela – en La Trinidad – sirvieron para mostrar las ideas que en imágenes tienen  quienes serán el futuro y deberán arreglar los problemas dejados en el presente.

Aya Bracho, jefa de Publicidad y Promoción, comentó que la intención de Kids School es mover la conciencia ambiental, a través de los guías de campamento, profesores, instructores  de escuelas públicas y privadas para generar ciudadanos cada vez más conscientes de la necesidad de preservar el mundo que nos rodea.

Un total de 198 niños participaron en esta iniciativa de Responsabilidad Social de Panasonic, que en su primera edición permitió conocer qué están pensando ellos en materia del cuidado de la naturaleza, y cuáles son los problemas que ellos ven como vitales de ser atendidos para mantener y preservar los recursos naturales.

El primer premio de estas imágenes lo obtuvo Carlos Figuera, de 12 años, estudiante del Colegio María Auxiliadora y el original será expuesto en la sede central de Panasonic – en Japón – junto a los dibujos elaborados por niños que están en países donde la empresa tiene actividades.

“Panasonic Corporation aprecia mucho lo que son los esfuerzos particulares de cada una de las filiales en los diferentes países y han seguidocon muchísimo interés el caso de Venezuela, porque nosotros propusimos hacer una exhibición, precisamente para enaltecer y darle un poco más de proyección a lo que es la educación que nos están dando los niños hoy día”, expresó Bracho.

Los niños y adolescentes que participaron en esta primera edición del diario de imágenes ecológicas platearon sus inquietudes relacionadas con la escasez del agua, la escasez de energía eléctrica, falta de clasificación de la basura, el reciclaje como    necesidad, y todo lo que tiene que ver con lo que sí se debe y no se debe hacer en materia de preservación.

Y como la idea no es solamente ser educadores para los más pequeños, sino una empresa que predique con el ejemplo, y teniendo presente la meta de lograr para el 2018 ser una empresa líder en eco innovación, Panasonic está trabajando para reducir la energía utilizada en las líneas de producción,  así como aligerar el peso de sus productos, lo que a la larga reduce también el consumo de energía a la hora de los traslados de los equipos, así como pilas más rendidoras que evitan generar mayor cantidad de basura. Igualmente, los plasmas son libres de plomo, cuando anteriormente cerca de 70 gramos de plomo eran usados en la fabricación de una pantalla de 37 pulgadas, ahora se ha reducido a cero.

También el reciclaje de las pilas es un tema de interés en Panasonic, y en Costa Rica existe un programa piloto para su adecuada disposición final.

Una tarde en las instalaciones de Panasonic, con juegos ecológicos de memoria, palabras cruzadas, alimentos y golosinas, conde además de poder apreciar los productos de la empresa,  sirvió para, como decía Nelson Bustamante en su programa, oír a los niños sobre cómo mejorar la casa grande que es la Tierra.

La letra de la canción refleja el espíritu de la empresa:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 538 seguidores

%d personas les gusta esto: