• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

La patria la hacemos todos, no solo los Próceres

A propósito de “Memorias de un soldado”

Photobucket

El cine nacional con el actual Gobierno ha recreado mucho la vida de los Padres de la Patria y de los héroes de la Independencia. Es así como hemos visto en los últimos años desfilar por las pantallas de cine a Francisco de Miranda – en dos versiones – a José Tomás Boves, y a Ezequiel Zamora. Todos ellos fueron determinantes en la historia de este país.Photobucket

Sin embargo, ahora llegó a las  salas de cine, la visión de uno de esos tantos soldados que podríamos llamar de “a pie” que no aparecen en los textos que enseñan en las escuelas, que pudiera no tener nombre, pero que gracias a su autobiografía podemos conocer y entender que en la guerra no hay bandas, sino “sobrevivientes” que hacen lo que sea por mantenerse vivos un día más.Photobucket

“Memorias de un soldado”, opera prima de Caupolican Ovalles, nos narra una historia durante la Guerra de Independencia, un capítulo de lo que fueron esos años de lucha, muerte y sangre, pero desde la perspectiva de  un soldado del ejército patriota que cae prisionero en batalla, y ante la posibilidad de morir a manos de un verdugo y la opción de servir en la filas del las tropas realistas, no lo duda y cambia de bando.Photobucket

En un periodo de aparente paz, que en realidad es el espacio que precede al huracán,  Braulio Fernández – interpretado por Erich Wildprett -  es acantonado en Caracas donde conoce a Lucía, a quien no le conocemos el apellido, encarnada por Marisa Román,  que vende “suspiros” en las cercanías del cuartel, y allí comienza la historia de amor entre dos seres destinados a no estar juntos, por los tiempos que corren.Photobucket

Ella carece de familia, salvo su hermano Marcos, interpretado por Lance Dos Ramos,  y ambos forman parte de una red de espías al servicio de los patriotas, junto con un grupo de saltimbanquis encabezado por un gitano, Casimiro – Asdrúbal Meléndez- que viaja de pueblo en pueblo.

Esta red hace circular inPhotobucketformes y el Correo del Orinoco, periódico patriota que se contrapone a la Gaceta de Caracas editado por los realistas. Lucia es descubierta por Braulio Fernández, quien para sorpresa de la joven no la entrega ni delata. No tarda en reanudarse la guerra y él le comunica que ha decidido “pasarse” para volver a servir a la patria.Photobucket

Tras un combate en el que muere Marcos, los patriotas entran triunfantes en Caracas, pero las órdenes son las de hostigar al enemigo para distraer la mayor cantidad de tropas, mientras un gran ejército patriota se prepara para dar una batalla definitiva, Carabobo. La estrategia funciona, pero en el camino los que estaban en Caracas casi son aniquilados en combate, y el destino juega nuevamente en contra del amor separando a los amantes definitivamente, para que al final Braulio Fernández reflexione sobre lo que ha sido este tiempo de lucha y guerra donde nadie sale ganador, porque fue la más sangrienta de toda América, con las heridas presentes,  así la Patria sea ahora una sola.

“Memorias de un soldado” está basada en la autobiografía de Braulio Fernández. El relato fue rescatado en 1895 por Víctor Manuel Ovalles (bisabuelo del cineasta), y luego publicada en 1967 por la familia en ocasión del sesquicentenario de la batalla de Boyacá, bajo el título “Alto esa Patria hasta Segunda Orden”.

“Nuestro interés es que los venezolanos conozcamos más de dónde venimos”

Photobucket

Caupolicán Ovalles, acreedor del premio de cine del  Centro Nacional Autónomo de Cinematografía en la categoría Opera Prima para largometrajes documentales venezolanos, contó que en su adolescencia había leído el libro de su bisabuelo y le llamaba la atención que ese soldado se había pasado del ejército patriota al realista para luego regresar a  las filas patriotas, reencontrándose con  el  batallón del general Francisco Bermúdez, al que había servido con anterioridad.Photobucket

“Yo estudié cine y televisión en Italia, regresé a Venezuela y empecé a hacer varias películas con compañías de Europa y Estados Unidos, en aquel momento venían mucho al país. Simultáneamente hice varios documentales para Lagoven y para RCTV, series como “Archivo Criminal” y “Archivos del más allá” hicimos alrededor de 250 unitarios durante 10 años aproximadamente. Participé en la producción y dirección de muchas películas hasta llegar a la que ahora estoy realizando”.

El guión cinematográfico es de Ovalles,  a Edgar Narváez, y fue la película filmada  entre el set de la Villa del Cine,  el estado Monagas, la zona de Paracotos y la Hacienda “Las Lolas”, espacio donde se recrearon los campamentos y las batallas de la época.Photobucket

En la película hay escenificados combates entre realistas y  patriotas. Para hacerlo lo más real posible, el director hizo que  todos los actores recibieran clases de garrote larense, un arte  marcial coreográfico. “Esas escenas de batalla se llevaron horas  de dedicación. Vi cerca de diez veces todas las películas que  pude, como El patriota y Corazón valiente. Las ponía en pausa, veía los planos, las retrocedía o las adelantaba. No quería hacer una gran batalla porque no tenía los recursos económicos, pero  sí presentar de la forma más real las escaramuzas. Nos tomó  tres meses, hicimos lo que pudimos”, comentó en la rueda de prensa previa al estreno del largometraje.

El próximo proyecto de Caupolican Ovalles es llevar al cine la muerte del general Antonio José de Sucre

Actuaciones ajustadas a la época

Documentos históricos que sustentan la trama, las  costumbres y formas de relacionarse en la época de mediados del siglo XVIII, junto a las batallas,  el armamento utilizado y las locaciones, hacen el ambiente  para que los actores desarrollen con credibilidad esta historia que convence a los ojos del público.

Photobucket

Erich Wildprett y Marisa Román como pareja protagónica tienen química, se nota que cada uno ha estudiado su papel, y mientras él es un soldado de tropa, con poco lenguaje ni mayor educación – que hasta le cuesta leer -   ella se nota que fue educada de buenas maneras, pero eso no evita que se enamoren, aunque el destino les depare un final trágico.  Al final de la batalla en Caracas, Wildprett – Braulio Fernández – demuestra lo que le pasa a los héroes cuando quedan sin el amor de su vida, y se transforman en una maquina de muerte, que recuerda a “duros” de Hollywood, que necesitan de los amigos para evitar acabar ellos solos con todos los malos.Photobucket

Luciano D’Alessandro, como Andrés Uzcátegui, el primo realista de Lucia, luce con su acento español al interpretar a un soldado que recién llega de España y cree que la guerra es un acto entre caballeros, y no lo que en realidad sucede en el campo de Batalla. Él como muchos termina víctima de su ingenuidad y su cambio de bando.Photobucket

Lance Dos Ramos, como Marcos, representa esa juventud que por la edad no puede alistarse para estar en el frente de batalla, pero que hace trabajo  intelectual, como los actuales estudiantes, y sirve de mensajero llevando el material sensible que representa el Correo del Orinoco y los mensajes desde las filas patriotas. No se puede dejar de mencionar el parecido que tiene Dos Ramos en su personaje con el que hizo Tom Cruise en “Entrevista con un vampiro”, ya que con el vestuario y el peinado, tiene el rostro muy parecido al actor de Hollywood.Photobucket

Completan el elenco principal Gustavo Camacho, como el general José Francisco Bermúdez, una actuación mucho mejor llevada que en “Días de Poder” / Wilmer Saballo / Dimas González / Alberto Alifa / Antonio Cuevas / Samuel González / Armando Gota / Asdrúbal Meléndez / Jesús Seijas / José Roberto Díaz / Karl Hoffman / Amanda Key.

La dirección de arte, encabezada  por Marietta Perroni y Rafael Straga, es otro personaje de la película, ya que es detallista y logra recrear los escenarios (interiores y exteriores) en la atmósfera que hace que el espectador se sienta en esa época de la historia venezolana, junto al trabajo de vestuario (Cape Grillet) y maquillaje (Stella Jacobs)

Ficha Técnica:

Guión: Caupolicán Ovalles y Edgar Narváez /  Productora General: Beatriz Aranguren /  Directores de Arte: Rafael Straga y Marieta Perroni / Directora de Casting: Maricarmen Rodríguez /  Director de Fotografía: Vitelbo Vásquez

Photobucket

El cine nacional está experimentando un buen momento, con producciones diversas,  nuevas propuestas de directores, guionistas, actores, y personal que ha sido formado para lograr plasmar imágenes y textos que atraigan al público, por lo que se debe apoyar nuestra industria cinematográfica,  para que nos siga mostrando, lo que Caupolican Ovalles menciona:  “cómo llegamos a ser lo que somos hoy, mostrar cómo nos formamos como República”, porque la idea de Nación no está basada en los grandes Próceres, sino en las historias sencillas, esas que generalmente son anónimas, pero que nos hacen ser lo que somos, o esa es mi Visión Particular.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 636 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: