• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Cómo hacer maleta y no terminar con una mochila

Dice la conseja popular, que es muy sabia en temas cotidianos,

 que “por la maleta se saca al pasajero”

Como estamos en el mes de las vacaciones y para evitar que nos tilden de desorganizados, de improvisados, o de cualquier adjetivo despectivo, por dejar para última hora el hacer nuestra maleta, aquí les dejamos algunas recomendaciones a tomar en cuenta al momento de “armar” el equipaje viajero

Lo primero que necesitamos al momento de hacer una maleta es recibir buenos consejos, y aquí tenemos los de Blanca Tolón, conocedora  de esos temas, gracias a su experiencia en viajes.

Una vez decidido el destino de nuestras vacaciones – supongamos que son 15 días en una playa – y que ya hemos seleccionado una maleta, en este caso una  dura y rectangular, con tiras elásticas en su interior que mantengan la ropa en su sitio, debemos pensar en el viaje como un conjunto de eventos –la cena en un restaurante, el día de playa, las visitas a los lugares de interés de la ciudad, etc. – y recordar qué ropa nos pusimos la última vez que hicimos esas cosas.

 Sabemos de sobra lo que nos ponemos, y lo que no, y si metemos cuatro camisas extra “por si acaso”, solo conseguiremos añadir más peso a la maleta y tener que planchar la ropa al volver.

Si ya hemos seleccionado todo lo que llevaremos a las vacaciones, abrimos la maleta y empezamos por la toalla destinada al uso personal, y ésa, la colocaremos en primer lugar, estirándola para que ocupe el menor espacio posible, pero que nos sirva para amortiguar cualquier impacto.

En seguida procedemos con los pantalones, de jean, de vestir, shorts  en general serían 4 ó 5 prendas, de acuerdo al plan que tengamos para esos días de esparcimiento.  Estiramos cada pieza a lo largo de la maleta, colocando en cada ocasión la cintura del pantalón en lados contrarios.

 Los trajes de baños, ropa interior y los pareos los colocáremos en las zonas donde se sientan “huecos”  para así rellenarlos y darle mayor consistencia a la maleta.

 Concluida la sección de los pantalones, procedemos a colocar las camisas, blusas y franelas doblándolas por los hombros de forma natural, aprovechando el largo de la maleta.  Igual hacemos con los vestidos playeros, esos que no se arrugan con facilidad y los enrollamos como pergaminos, para colocarlos en los bordes de las maletas,  así le damos protección a otras prendas.

 Si debemos llevar alguna chaqueta elegante, rellenaremos los brazos con bolas de papel, cruzando los brazos hacia el frente. Plegamos la chaqueta a lo largo (por la línea de los botones) y la colocamos encima de todo.

Los zapatos los envolvemos en bolsas plásticas (para esto son ideales las que tienen cierre, como aquellas donde vienen las sabanas de la cama o las cortinas de baño, o las que usamos para congelar la comida y no permiten que salgan los líquidos), e igual podemos hacer con las joyas, bronceadores, medicinas, porque a la vez que nos permite tener todo junto, y no ensuciar la ropa, son buenas para visualizar  rápidamente su contenido

En cuanto a la ropa sucia, a la vuelta, la podemos meter en una o varias  bolsas, y las colocaremos en los  bolsillos apartes de la maleta, donde también podemos poner las revistas, papeles y otras cosas planas que debamos llevar o que compremos durante las vacaciones. 

 Los cosméticos que utilizaremos en el baño durante nuestras vacaciones los podemos trasladar en cómodos acordeones que una vez abiertos sirven para ubicarlos en una pared, o tenerlos a la mano.

Por último, colocamos nuestra toalla grande de playa encima de toda la ropa y enseres que llevamos, para concluir sujetando todo con las correas elásticas. Como recomendación  se puede poner un trozo de papel entre las correas y la toalla. De esta manera, ya la ropa no se moverá, aunque los que cargan las maletas hagan con ella lo que quieran. Un último dato a meter entre nuestras pertenencias está un costurero,  para cualquier eventualidad.

Antes de salir con nuestra maleta ya lista, debemos identificarla,  sea con una tira con nuestro nombre, una etiqueta de las que dan en las agencias de viaje, o con cualquier elemento que nos permita saber que ésa es nuestra valija.

Ahora sí, estamos listos para disfrutar de nuestras merecidas vacaciones, y si alguien hace algún comentario, de seguro será favorable, porque tenemos una maleta bien organizada.

Anuncios

Una respuesta

  1. gracias por compartir tan interesante articulo, lo tomare muy en cuenta para mis proximos viajes, excelente gracias de nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: