• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

“La bicicleta voladora” aterrizó en el Teatro Teresa Carreño

Se puede decir fácil que 50 años no son nada, pero el Teatro Negro de Praga tiene una larga historia que alcanza medio siglo de actividades, haciendo posible que muchos conozcan lo que mejor hacen:  Representación escénica en un escenario negro a oscuras, con una iluminación estratégica, para crear un mundo de luces y sombras.

El Teatro Negro de Praga,  creado por Jiri Srnec, fue fundado en 1961, en la onda de la vanguardia del teatro de entonces, y desde el comienzo llamó la atención por su calidad artística y la temática de su trabajo. De esta experiencia nacieron otras agrupaciones, por eso es que se aclara que la presentación en Venezuela es a cargo de la compañía original.

La bicicleta voladora es un espectáculo que tiene años dentro del repertorio escénico del grupo checo, y ya se presentó en Caracas,  los días 28 y 29 de mayo en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, y su gira los llevará al Teatro Alfredo Celis de Valencia (jueves 2 de junio), al Auditorio de la Universidad Pedagógica Libertador (UPEL) de Barquisimeto (viernes 3 de junio) y al Centro de Arte Lía Bermúdez de Maracaibo (domingo 5 de junio).

Esta compañía checa se basa en el aprovechamiento creativo de un truco sencillo: el llamado gabinete negro, o caja negra, con actores vestidos de negro que no se ven sobre el fondo del mismo color, y que dan vida y movimiento a cosas y objetos.

La técnica es la manipulación de títeres, la exaltación de objetos fluorescentes y la invisibilidad de quien los maneja, creando la ilusión de vida en figuras inanimadas. Y no sólo participan actores invisibles, sino también personajes a la vista del público.

La Bicicleta Voladora narra la historia de un joven inventor, fascinado por las alas de los pájaros, pero a quien Cupido le tiene reservado un cupo en el amor, ese que al final se impondrá como la única manera de superar la gravedad a través del poder que da el sentimiento de amar y ser correspondido.

El montaje es una especie de comedia de enredos, con Cupido, un inventor alejado de las mieles del amor, una bella damisela, un novio que no es correspondido, unos padres que no aceptan al verdadero amor de su hija, y muchos objetos inanimados que dan color a esta pieza que  es un clásico, no sólo por ser la obra más antigua del grupo, sino también por su universalidad y por mantener intacta su esencia a través del tiempo.

El grupo de Srnec  no es ajeno a Venezuela, ya habían presentado Lo mejor del Teatro Negro de PragaLa Bicicleta Voladora, espectáculo que trae a la compañía nuevamente al país,  de la mano de Showtimes, es posible gracias a un equipo de 13 personas, diez que están en escena (entre visibles e invisibles) y tres técnicos.

 La función del sábado 28 de mayo estaba completa, la entrada a la sala era toda una experiencia grata de ver cómo los caraqueños quieren apreciar teatro, bueno o malo, eso es una consideración personal de cada quien, pero lo relevante es que por un largo espacio se veía a las personas desfilando para subir por las escaleras mecánicas del Teatro, entusiasmados unos, apurados otros, alguno que otro molesto por la fila que le tocó, pero todos queriendo ser parte de la magia del grupo checo. O al menos esa es mi Visión Particular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: