• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Amores en tiempo de café-concert

Ellas  nos han contado historias sobre ellos, relatos que vienen desde salas de la casa, el gimnasio o del bar de poca reputación. Ellos nos han contado sus versiones sobre las relaciones con ellas, relatos que han tenido como escenario, gimnasios, canchas de tiro, el sofá de la casa, y para usted de contar.

La intención del teatro siempre ha sido mostrarnos, de diversas maneras, cómo hombres y mujeres ven eso de la relación de pareja, el día a día, el convivir con el otro. A veces se hace en comedia, otras veces en drama, muchas de ellas en tragicomedia, pero siempre buscando que el espectador se distraiga y algo le quede como  reflexión.

Ahora, desde hace un año, un bar itinerante es el que nos muestra a unos personajes que si bien trabajan en la noche no son “de la vida alegre”, por el contrario, son trabajadores mesoneros, para ser exactos, y muy particulares. En este caso, la interpretación corre a cargo de  James Filder y Juan Carlos Adrianza. También está  una joven anfitriona, interpretada, algunas veces, por Gloria Ordoñez y otras por Zhandra De Abreu, quien como todo ser humano se engaña pensando que es feliz sentimentalmente, cuando la  realidad es que su novio es Casado, pero ellas consideran que la esposa es una bruja y que él se va a Divorciar.

Como todo buen bar, está  la gran cantante del local – Flor Elena – interpretada por Alicia Hernández y Beatriz Rivas, la diva del lugar con una vida normal y muy complaciente con su marido.

Mientras la cantante comienza su Set de la noche, el público encuentra a Raúl (interpretado por Jerónimo Gil y Luis Olavarrieta), hombre de 35 años, ingeniero de sistema, que esa noche, tratará de ahogar su rabia, porque la esposa lo botó de la casa por descubrir que tenía una amante. Pero él se niega a aceptarlo porque no fue infiel, sino que fue el instinto que afloró.

Raúl viene acompañado de César (papel que ha sido interpretado por Pastor Oviedo y Arturo De Los Ríos) joven de 28 años, independiente, locutor, muy amigo de Raúl, y que le acompañará al local, porque está muy angustiado ya que a su novia no le viene (el período) y no se imagina con un hijo.

Mientras estos personajes se van acomodando en el lugar, entra en escena una mujer adulta – de 39 años – llamada Amanda (interpretada por Judith Vásquez) publicista exitosa y deprimida – aunque con ganas de “celebrar” – porque se va a Divorciar, alegando que su esposo después de 16 años le dio una crisis y se le acabó el hogar.

Muy aparte, y sin vínculo con ninguno de estos personajes, nos encontramos a Ángel (interpretado por Enrique Guart y Osman Aray), psicólogo especializado en parejas. Esta noche busca distraerse un poco,  para “salir” de la rutina. Al ver tan mal a Amanda, trata de tranquilizarla y sale a flote su negación para aceptar su llamado “perfeccionismo”, que es un sustituto para decir que es homosexual. Todo ocurre entre música en vivo, risas, confesiones y participación directa del público presente.

Todo este lío de parejas, tragos, confesiones y música se llama Amores de barra y algo más, una obra  escrita y producida por la actriz Judith Vásquez, con dirección de Amado Dehesa, en una representación tipo café concert, donde los actores  pasan entre el público, interactúan con ellos y hay una energía distinta a la de una puesta en escena tradicional, y esa frescura,  en este caso, se agradece. 

La obra tiene un año en la escena caraqueña;  se puede decir que realmente es itinerante, porque se ha presentado  en el hotel Meliá Caracas,  en Li Bar y para celebrar su primer ciclo de 12 meses hicieron una función especial en Teatro Bar. Digo que la función para este primer año fue especial, porque esta es una obra con dos elencos – que se alternan – y  en esta ocasión  se juntaron para compartir la celebración, así que podíamos ver a Zhandra de Abreu y Gloria Ordoñez diciendo sus papeles como si fueran dos personajes, cuando en realidad se trata del mismo rol, lo mismo sucedía con los mesoneros, tanto Filder como  Adrianza aportando elementos a su personaje, o a Ángel  sonando en estéreo con las voces de Guart y Aray. 

Lo atractivo de este montaje aniversario fue poder ver los dos elencos como si se tratase de uno solo en una sala que no es muy grande, y que ese día estaba totalmente llena de espectadores y de artistas, cantantes, animadores y animadoras, que querían pasar un momento con sus colegas.

 PD. Un Momento especial cuando Beatriz Rivas canta un  tema de Karina
<

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: