• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

La Leche es un producto necesario para el cuerpo y hay soluciones para la intolerancia

Una imagen dice más que mil palabras, y eso lo comprobamos en la pintura que representa la evolución del hombre, que de un niño que gatea comienza  a crecer para en la etapa adulta estar totalmente erguido y al comenzar los tiempos maduros, se encorva.

Esta deformación, conocida como osteoporosis,  es producto de la masa ósea de las personas, que va aumentando a lo largo de su vida hasta llegar a un “pico máximo” alrededor de los 30 ó 35 años. A partir de esta edad existe de forma natural una progresiva pérdida de masa ósea. Cuando la pérdida progresiva se acelera, lo que ocurre en ciertas enfermedades o hábitos de vida o en el caso de la mujer al llegar a la menopausia, se produce esta anomalía en los huesos  .

La osteoporosis es la principal causa de fracturas de huesos de la muñeca, columna y cadera. Una dieta pobre en calcio por periodos prolongados, especialmente durante la adolescencia y la juventud, puede producir este tipo de enfermedades.

El calcio es requerido para soportar el crecimiento óseo, la reparación y mantener la fortaleza, siendo  un aspecto del tratamiento de la osteoporosis. Las recomendaciones de ingesta de calcio varían dependiendo del país y de la edad; para individuos de alto riesgo de osteoporosis (post 50 años de edad) la cantidad recomendada por las Agencias de Salud de EE.UU. es de 1.200 mg por día. Los suplementos cálcicos se pueden usar para incrementar la ingesta, y su absorción se optimiza a través de tomar en varias y pequeñas (500 mg o menos) dosificaciones a través del día.

La ginecóloga del Hospital de Clínicas Caracas, Elizabeth Natale, explicó que las mujeres de edad avanzada son más propensas a presentar osteoporosis, ya que desde la infancia los huesos están sometidos a un proceso de remodelado que permite el reemplazo de componentes viejos por nuevos, manteniéndolos fuertes; sin embargo, con la llegada de la menopausia y el cese de la producción de estrógenos, este proceso se altera y se acelera la pérdida de masa ósea.

“Alrededor de 98% de las fracturas de cadera ocurren en personas mayores de 65 años de edad, de las cuales 80% son mujeres. A los 50 años la relación de este tipo de lesiones entre mujeres y hombres es de 3/1, respectivamente. La mortalidad en el primer año después de una  fractura  es aproximadamente de 20%. La recuperación es lenta y en 60% de los casos las personas quedan con limitaciones”, especificó la doctora.

La leche me cae mal…

Si bien es cierto que la ingesta de productos derivados de la leche es buena para la producción de calcio, no es menos cierto que muchas personas alegan no tomar los derivados de la vaca, porque “les caen mal, no lo resisten en su organismo” y otras razones.

Estos síntomas, en la gran mayoría de casos, son producto de la Intolerancia a la lactosa, que es sólo la insuficiencia de la enzima lactasa que impide la correcta absorción de la lactosa y de las proteínas de la vaca. Esta intolerancia la padece un gran número de bebés, lo que a la larga es un padecimiento ya en personas adultas.

En el caso de la Intolerancia a las proteínas de la leche de vaca (IPLV), las personas, en especial los bebés, no son capaces de digerirlas y les producen trastornos digestivos que señalan llorando y no pudiendo dormir. Esta intolerancia suele desvanecerse al pasar unos años y se combate mediante biberones de una leche especial que no proviene de la vaca.

En las culturas donde el consumo de leche y productos derivados ha sido habitual durante años, la probabilidad de padecer esta afección es menor que en aquellos pueblos en donde, tradicionalmente, no se consumía leche, ya que en el caso del primer grupo la cantidad y la duración de la lactasa a lo largo de la vida de los individuos es mayor que en el segundo grupo cultural. Como resultado de esto, la prevalencia de la intolerancia de la lactosa a nivel mundial varía ampliamente dependiendo principalmente del origen étnico. Los grupos más afectados en poblaciones cosmopolitas son los africanos, indios, americanos y asiáticos, contrastando con la baja prevalencia que presentan los estadounidenses caucásicos y los europeos escandinavos: Suecia: 1 %;  Inglaterra  6 %,  Rusia: 15 %, España 15 %,  Árabes: 80 %,  Esquimales: 83 %, México 83 %,  África central 83 %, Tailandia 98 %

Alrededor del 70% de la población a nivel mundial padecen de intolerancia a la lactosa; en América latina, aproximadamente entre el 60% y 80% y específicamente, en América del Sur el 70%. Venezuela cuenta con aproximadamente 16 millones de intolerantes a la lactosa y la mayoría de ellos no lo saben. Afirmó Michael de Vrese, en American Journal of Clinical Nutrition.

La Dra. Mercedes Marquis, directora Médica de Laboratorios Leti consumo, expuso: “La intolerancia a la lactosa surge cuando las personas carecen total o parcialmente de enzimas lactasas, lo que provoca durante el proceso de la digestión, que el  azúcar de la leche no pueda ser digerida, provocando en el individuo síntomas como: meteorismos, flatulencias (gases), distención abdominal, cólicos y/o diarreas frecuentes”.

Informe aparecido en el American Journal of Clinical Nutrition

¿Qué hacer para evitar la intolerancia?

Para mejorar la calidad de vida de todas aquellas personas que padecen de intolerancia a la lactosa, y así permitirles disfrutar el consumo de los productos lácteos, sin molestias, Laboratorios Leti Consumo S.A anunció el lanzamiento al mercado de su producto  BioMilk, un complemento natural de enzima lactasa, sintetizada a partir de del hongo aspergillius,  que garantiza la digestión de los productos lácteos, permitiendo el consumo con total seguridad.

La gerente de Mercadeo de Leti Consumo S.A., Yarubay Anuel, afirmó: “La intolerancia a la lactosa compromete la calidad de vida del paciente que la padece, ya que este debe privarse del disfrute de muchos momentos, debido a los diversos síntomas que se le manifiestan, los cuales pueden variar de una persona a otra, sin embargo, esto quedó en el pasado, porque ahora con BioMilk podrán disfrutar de los productos lácteos sin molestias.”

BioMilk por ser un producto natural puede ser administrado en adultos y niños con máxima seguridad, tantas veces como se consuman productos lácteos; este medicamento se puede encontrar ya en los anaqueles de autoservicio de las farmacias, en una presentación de 20 cápsulas, que cada una contiene una concentración de 48mg de lactasa.

De acuerdo a la Dra. Mercedes Marquis el producto no tiene ninguna contraindicación, y puede tomarse tantas veces al día como oportunidades de ingerir alimentos lácteos tengamos, mientras que en el caso de los niños es bueno que el pediatra autorice su utilización.

Para presentar el producto, Anuel hizo un repaso audiovisual de los beneficios, tanto de salud como de experiencias y sentimientos, que generan los productos como la leche y sus derivados, que siempre nos acompañan en la vida, desde niños, y la privación de estas sensaciones que tienen quienes tienen intolerancia a la lactosa.

Por eso, BioMilk tiene como promesa básica ser un producto natural de enzima Lactasa, que garantiza la buena digestión de los productos lácteos, permitiendo el consumo de estos con total seguridad y sin padecer de síntomas molestos.

Aunque la prescripción no es necesaria para poder usar Biomilk, nunca está demás la consulta con su especialista, o esa es mi Visión Particular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: