• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

La obesidad requiere una discusión seria

En el mundo hay mil millones de personas con sobrepeso y  obesidad, y es la primera vez en la historia de la humanidad que los hijos pueden vivir menos que los padres, ya que la esperanza de vida de ellos es ahora menor.

Hasta el 2008, y tras un estudio de los últimos 20 años, se determinó que el número de personas obesas en Europa se duplicó;  pero estas cifras se están esparciendo por el mundo.  En el 2015 muchos más países van a tener sobrepeso y obesidad (entre ellos Centroamérica, Colombia, Venezuela) y lejos de mejorar seguirá empeorando si no se toman medidas.

Durante su ponencia en el I Simposio Internacional para Comunicadores en salud, celebrado en Caracas, Olga Reyes, gerente de Asuntos Públicos de Coca Cola para Centroamérica, dijo que  el tema de la obesidad es importante para la empresa porque ellos son líderes mundiales en producción de bebidas.

 ¿Por qué la gente está engordando?

Para Reyes, el aumento en los índices de sobrepeso y obesidad de la población, obedece a que estamos comiendo más, consumiendo más calorías, tanto hombres como mujer,  que las requeridas para alimentarnos. Dijo que la principal fuente son las grasas, luego los carbohidratos, en último lugar los azúcares.

El Instituto Nacional de Cáncer de los Estados Unidos señaló que en ese país el consumo de las bebidas endulzadas, carbonatadas, jugos, aguas con azúcar, constituyen el 5,5% de la ingesta total de calorías, mientras que el 94,5% restante lo constituyen otros alimentos y bebidas.

La paradoja australiana

La prevalencia de la obesidad se ha triplicado entre la población australiana desde 1980. En Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, el consumo per cápita de sacarosa refinada disminuyó 23%; 10% y 20% respectivamente de 1980 a 2003. Los autores de un estudio reciente al respecto, Alan W. Barclay y Jennie Brand-Miller, señalan que el presente análisis indica la existencia de una Paradoja Australiana, es decir, una relación inversa entre las tendencias seculares en la prevalencia de la obesidad (aumentó ~300%) y el consumo de azúcar refinada durante el mismo lapso (disminuyó ~20%). Los hallazgos ponen en entredicho el supuesto implícito de que los impuestos y otras medidas para reducir la ingesta de refrescos constituirían estrategias efectivas en los esfuerzos mundiales por reducir la obesidad”.

Los autores sugieren que los esfuerzos por reducir la obesidad deben hacer mayor énfasis en disminuir la ingesta energética total (calorías) que en concentrarse en los azúcares y refrescos (gaseosas).  “Claramente, será necesario combatir el consumo de energía que exceda los requerimientos a fin de detener la epidemia de obesidad. Sin embargo, un análisis reciente de las ingestas alimentarias de la población infantil australiana entre 1995 y 2007 reveló una disminución sustancial en el consumo de bebidas endulzadas con azúcar (la mitad como porcentaje de energía) en la última década, pero aumentó el porcentaje de energía consumida en forma de chocolate, pasteles y galletas, pizza y frituras envasadas.

La encuesta nacional sobre nutrición y actividad física infantil de 2007 (National Children’s Nutrition and Physical Activity Survey) demostró que el azúcar y las bebidas azucaradas no eran alimentos ‘extra’ predominantes en las dietas de los niños australianos. Por lo tanto, el que haya mucho por ganar concentrando las políticas de salud pública en eliminar el azúcar y las bebidas endulzadas con azúcar está todavía por verse. La cuestión más preocupante es que este énfasis actual en los azúcares y refrescos podría causar que se pasen por alto otros factores determinantes de la obesidad más importantes”.

Los autores realizaron un análisis sistemático de la literatura para examinar las tendencias en la obesidad y el consumo de azúcares y bebidas azucaradas en Australia, a fin de comparar las tendencias en Australia con las del Reino Unido y las de Estados Unidos (USA).  “Además de la literatura evaluada por pares, se exploró también la literatura, publicaciones y datos publicados por el gobierno, las instituciones académicas y la industria”.  “Las bebidas endulzadas con edulcorantes calóricos” incluyeron los refrescos, las bebidas deportivas, el té helado y las aguas saborizadas.  La otra categoría incluyó aguas naturales/minerales y bebidas endulzadas con edulcorantes no calóricos (edulcorantes con pocas o ninguna caloría).

¿Qué comemos fuera de casa?

Cuando salimos de casa a comer fuera muchas veces  ingerimos hamburguesas, que tienen unas 1.420 calorías – suficientes para el requerimiento diario de una persona – pero si a eso le sumamos otra hamburguesa, o las papas fritas y los refrescos, junto a una falta de ejercicio se está contribuyendo con la obesidad.

La representante de Coca Cola Destacó que el problema es de perspectiva, ya que, en el caso de Estados Unidos, muchos prefieren ir a establecimientos como Starbucks a tomar café, que acompañado de la crema o el tamaño de la bebida,   termina teniendo más calorías que los productos de Coca Cola y mostró una lamina que reflejaba que el Starbucks Caffe Moka tiene 450 calorías, frente a una lata de refresco de 12 onzas, que tiene 140 calorías.

Si bien estos alimentos pueden ser consumidos, lo que se debe evitar es el exceso en la ingesta de comidas que tienen alto valor calórico, señaló Reyes, para mencionar a continuación otro factor que incide en las cifras de sobrepeso y obesidad.

Ejercicio físico

Si la alta ingesta de calorías es un fomento para la obesidad, la falta de ejercicio físico, y el sedentarismo son otros de los ingredientes que generan el sobrepeso y la obesidad.

Reyes dijo que hay que incorporar la actividad física a y convertirlo en parte de nuestra rutina diaria, dejando de lado algunas malas costumbres como andar siempre en  automóvil, el sedentarismo frente a la computadora o la televisión. “El ejercicio físico sirve para todo no solo parea controlar el peso, realmente sirve para todo”

Los niños los primeros a cuidar

El verdadero esfuerzo y tarea tiene que estar destinado a la atención de los niños, ya que un estudio de la Organización Mundial de la Salud revela que  1 de cada 3  personas, entre niños y adolescentes, en el mundo pasa 3 o más horas al día viendo la televisión o jugando en la consola (PlayStation, Nintendo, etc.), una tasa de ‘holgazanería’ que no diferencia países ni niveles económicos, de acuerdo con los resultados de un estudio publicado en la revista científica The Journal of Pediatrics, que analiza los hábitos de más de 70.000 niños de 34 países de todo el mundo. El estudio señala también que 1 de cada 5 niños realiza suficiente actividad física. La tarea, según Reyes, es lograr que los niños realicen actividad física diaria, como un mecanismo para mejorar la salud y evitar el aumento del peso.

Pasos a seguir desde Coca Cola

Para Reyes no hay alimentos buenos ni malos, solo hay malos hábitos, por lo que hay sentarse y dialogar con seriedad sobre los factores que están incidiendo en el aumento de la obesidad, y no solo culpar de ello a las bebidas azucaradas, ya que este es uno de los componentes del problema, pero no es el único.

“Nosotros debemos ser parte de la solución, pero también los Gobiernos deben ser parte de la solución, el sector salud tiene que ser parte de la solución, y los medios de comunicación también deben ser parte de la solución”. Dijo que se deben implementar modelos que sean sostenibles,  replicables alrededor del mundo y que involucren a Coca Cola. Explicó que el modelo a seguir son 6 compromisos sencillos que pueden ayudar a poner un granito de arena en el problema de la obesidad:

1. Hablar con evidencia científica (lo que hacen desde el Instituto de bebidas para la salud y el Bienestar)

2. Innovar (en productos, empaques, en endulzantes, en la manera de llegar a los consumidores)

3 Educar con el portafolio total de bebidas

4. Informar con transparencia (lo que hace Coca Cola al colocar en grande los componentes nutricionales de sus bebidas, para que sean fácilmente vistas por los consumidores)

5. Mercadeo responsable (referido al respeto a los derechos de padres y tutores de escoger lo que los niños consumen. Consecuentes con esta política, no anuncian los productos en programas infantiles, ni dirigen  mensajes publicitarios de ninguna marca a niños menores de doce años.

6. Promover estilos de Vida Activos y Saludables: (a través de diversos programas que promueven el combate al sedentarismo. Por ejemplo, en México más de 25 millones de personas participaron en más de 2,300 eventos. En Venezuela, por ejemplo, durante el II Congreso de Obesidad, Síndrome Metabólico y Pre-Diabetes COCA-COLA Venezuela promocionó Ejercicio es Medicina. Con esa ponencia participó en el II Congreso Venezolano de Obesidad, Síndrome Metabólico y Prediabetes, organizado por la Asociación Venezolana para el Estudio de la Obesidad AVESO, además de apoyar la Carrera 12K – Caminata Familiar Coca-Cola primera en su estilo y en alianza con Coca-Cola FEMSA de Venezuela para promover actividad física y el compartir con la familia. En su primera edición en el 2010 participaron 3,000 personas.)

Para lograr esa actividad física en los niños, Coca Cola también estimula la práctica del beisbol, dentro del programa “Vamos Jugar”  que busca afinar habilidades y la posibilidad que niños de comunidades de escasos recursos descubran su talento. Además de asistir a clínicas de béisbol y tener una experiencia práctica con peloteros profesionales, los participantes reciben un kit deportivo, un manual impreso con los fundamentos técnicos para jugar este popular deporte y un certificado de asistencia. En el 2009, el programa llegó a cerca de 1,000 niños de Caracas y del interior del país y para el 2010, se beneficiaron a más de 10,000 jóvenes a través de esta iniciativa.

Como el tema de la obesidad tiene tantas aristas Reyes destacó la necesidad del consenso para atacar las causas y evitar el incremento en los casos de sobrepeso  porque se trata de modificar el tono de la comunicación para inspirar el cambio haciendo eco en nosotros y nuestros hijos.

Lo importante es tener información para que sean los padres y tutores los que asuman su responsabilidad a la hora de permitir y estimular a los niños en los hábitos de alimentación.  Solamente el conocimiento, producto del diálogo, el análisis y la discusión, servirá para hacer de la sociedad  una más crítica a la hora de consumir productos que no solamente sepan y se vean bien, sino que realmente cumplan con los requerimientos calóricos que necesitan los seres humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: