• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Un secreto a voces: Internet no es tan sano en información de Salud

Una de las grandes críticas que se le hace a Internet es la cantidad de información errónea, falsa y hasta maliciosa que uno puede encontrar.  ¿Cuántos no hemos recibido correos electrónicos sobre noticias curiosas, sensacionales, alarmantes, inquietantes… acerca de nuestra salud?  El alcance del internet hace que cualquier persona pueda generar pánico con una simple historia.

Según el Bupa Health Pulse 2010, en una encuesta internacional de salud conducida por el London School of Economics, que fue dada a conocer en Venezuela por el Grupoproa, mediante una nota de prensa,  las búsquedas en Internet sobre temas de salud son cada vez más comunes, lo que demuestra que los ciudadanos están interesados en estos temas, y se preocupan de alguna manera de lo referente a la salud. Hasta aquí es loable esta actitud, pero  lo que muchos usuarios no saben, o poco se imaginan, es que deben tener cuidado, porque no todo lo que se encuentra en línea contiene información veraz.

Entrevistadas un total de 12.262 personas – de 12 países – entre ellos Australia, Brasil, China, Francia, Alemania, India, Italia, México, Rusia, España, Inglaterra y Estados Unidos, el estudio reveló  que en todos los países examinados, por lo menos seis de cada diez de los encuestados han hecho algún uso de Internet para buscar consejos sobre salud, medicamentos o condiciones médicas.

Los ciudadanos buscan información sobre medicamentos (68% de los encuestados), la búsqueda de información para hacer un auto-diagnóstico (46%) y la búsqueda de experiencias de otros pacientes (39%).

Esta necesidad de información sobre salud en línea se hace con mayor frecuencia en Brasil (29%) y México (27%). Además, el estudio menciona que el alto costo de las consultas con los profesionales de la salud puede ser una razón para usar la búsqueda en Internet como primera opción.

Evidencia científica ante todo

Ahora uno se pregunta: ¿Qué tipo de información errada sobre salud hay en la red? Bernadene Magnuson, consultora experta en ciencias de los alimentos y regulación de la Universidad de Toronto, Canadá, menciona, por ejemplo un mito recurrente: el aspartame  (edulcorante no calórico presente en algunas bebidas y alimentos) que, según en Internet, podría causar partos prematuros y cáncer.

Magnuson comentó que esto es totalmente falso y que existe gran cantidad de evidencia científica que avala su consumo en humanos. “Los estudios sobre la seguridad de los ingredientes alimentarios son revisados cuidadosamente por los equipos de expertos de las agencias reguladoras internacionales, como el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA, por sus siglas en inglés) entre otros, antes de que estos ingredientes puedan añadirse a los alimentos”, agregó.

Cuando aparecieron los últimos estudios que sugerían que los edulcorantes de alta intensidad podrían estar asociados con nacimientos prematuros, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) revisó el estudio y publicó un aviso en su página web, destacando los defectos en el estudio, las malas interpretaciones por los autores y concluyeron que no aportó ninguna prueba creíble sobre los efectos adversos de los edulcorantes.

La doctora Magnuson indicó que es muy difícil para alguien que no está entrenado en el campo específico del tema, poder evaluar la calidad y la fiabilidad de un estudio científico. Los detalles completos de los estudios científicos no suelen ser publicados en artículos de medios de comunicación ya que es poco probable que el público en general los entienda. Sin embargo, aclaró que para los expertos, sí existen directrices específicas sobre la evaluación de los diferentes tipos de estudios, incluyendo estudios clínicos, epidemiológicos, de toxicología, entre otros.

Sitios web ¿confiables?

Juan Pablo Serrano, especialista colombiano en mercadeo directo e interactivo, explicó que existen diferentes tipos de contenidos en la web que pueden generar información poco confiable: el primer tipo de contenido es el generado por los usuarios o User Generated Content (UGC, por sus siglas en inglés). En estos casos puede que no exista una mala intención, pero lo que se debe tener en cuenta es conocer las credenciales del usuario y ver si su contenido ha sido referenciado por otros sitios web de mayor credibilidad. Además, si la página web es anónima posiblemente podría ser un fraude.

El segundo tipo de información poco confiable es aquella que está especialmente diseñada para hacernos caer en el error, esto es conocido como el marketing viral difamatorio. En algunos pocos casos comprobados, empresas crean un contenido que parece veraz y su única intención es la de desprestigiar a su competidor, por eso es importante buscar la versión de la empresa afectada y conocer cuál es la posición de las autoridades regulatorias correspondientes sobre la industria afectada.

¿Qué consecuencias trae la mala información en Internet?

En el estudio realizado por Bupa Health Pulse 2010, se demostró que el 46% de las personas que buscan información de salud por Internet lo hacen para auto-medicarse y esto puede afectar directamente la salud de un individuo y en algunos casos llegar a causar complicaciones serias.

Lo peor, si es que lo anterior ya no lo es, se refiere al hecho que los usuarios en Internet comparten información sin tener evidencias científicas o documentadas de tratamientos auto-medicados y de otros usuarios y, que al ver sus comentarios, creen que esto es suficiente e incurren en el mismo error.

En el caso de las empresas que se ven afectadas por comentarios malintencionados y mentiras, esto puede afectar el negocio a tal punto que se pierdan empleos y años de trabajo. Aunque, hay que reconocerlo, a veces una denuncia a tiempo, por la vía web 2.0, ha permitido que una empresa mejore su calidad de servicio o haga un mejor uso de sus recursos.

Cómo encontrar información confiable

Es importante asegurarse que las personas que tienen acceso a Internet también posean las habilidades para diferenciar entre un contenido inadecuado y uno de alta calidad, para ello es necesario que la población, principalmente los niños y jóvenes estén capacitados y siempre tengan supervisión a la hora de investigar sobre temas de salud. Y en el caso de los adultos es importante estar al día con las novedades tecnológicas, conocer qué se puede hacer para verificar si una información, o una página web es confiable, si está certificada como un sitio respetado.

La prevención es la principal arma para evitar ser víctima de engaños por mitos de salud, que pueden traer consecuencias. Así que tampoco me crea a mí ni al Bupa Health Pulse 2010, investigue por su cuenta, consulte, hable y busque asesoría para  tener una mejora calidad de vida, y no estar a expensas de lo que se dice y hace únicamente en Internet.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: