• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Y el ganador es…

Dicen que lo bueno se hace esperar y que todo lo que comienza debe terminar. Así pasa en todo y en la televisión no es la excepción.

Para los amantes de la alta costura y la emoción de ver cómo hacen los diseñadores para crear vestidos de cualquier elemento, el pasado lunes 5 de Diciembre llegó a su final la segunda temporada Project Runway, , que se transmite por la señal de Glitz, que en Venezuela, se puede ver a través de: 224 de DirecTV,  64 de Supercable, 27 de Inter  y 376 de TV Digital MoviStar..

Los tres finalistas  del certamen presentaron – en Miami –  sus colecciones ante especialistas, celebrities y familiares. El jurado, conformado por el diseñador venezolano Ángel Sánchez, la modelo y conductora de TV Mónica Fonseca, la modelo y conductora venezolana Eglantina Zingg y Christian Siriano, el ganador de la última versión de este reality pero en su versión original, observó, tomó notas, calificó y finalmente eligió a Karyn Coo, chilena de 22 años de edad, como la ganadora de esta temporada.

Para ver ese capítulo final, antes de su estreno en Latinoamérica, se organizó una reunión con periodistas y diseñadores venezolanos, donde estuvo presente Ángel Sánchez  y Valentina Wolfermann, representante nacional es esta segunda temporada, quien lamentablemente no pudo llegar a la final del concurso.

Sánchez contó que una de las novedades de este último capítulo de la temporada fue que la fecha de grabación coincidió con el período de un mes de reposo absoluto que fue ordenado por los médicos que trataron a Rebecca de Alba como consecuencia del accidente automovilístico que sufrió en la ciudad de México y que la mantuvo hospitalizada por espacio de una semana. Por esa razón, no se pudo  contar con su presencia.

Esta situación originó que la conducción del programa, desde la pasarela hasta la evaluación final estuviera en los hombros de  Mónica Fonseca y el propio diseñador venezolano, quien dijo que ahora admira más el trabajo que realiza la mexicana Rebecca de Alba, por el trabajo y esfuerzo que se requiere para ser el anfitrión de este espacio.

El venezolano también dijo que resiente que no se tenga mayor presencia de diseñadores nacionales en el programa, por lo que los invitó a participar, dejando de lado cualquier “divismo” que se tenga, porque este reality es una ventana para dar a conocer el talento en el mundo de la moda, y resaltó que tanto Michael Kors, de la edición norteamericana, como él mismo han visto aumentar sus ventas y popularidad tras su paso por Project Runway.

Para acompañar la presentación del capítulo final, también estuvieron presentes  nuevos talentos del mundo de la moda, estudiantes del Instituto de Diseño Ambiental y Moda Brivil, quienes tuvieron la gentileza y oportunidad de confeccionar bufandas y  pashminas con telas que previamente seleccionaban tanto los asistentes, periodistas e invitados especiales, y se le asignaba la tarea a alguno de los alumnos de la Academia. 

Comenzó la pasarela

En el desfile final, se pudo disfrutar de las colecciones de los tres finalistas, diseños que representaban lo que ellos como esencia querían transmitir al jurado y a los espectadores.

Cada finalista tuvo 7 semanas para preparar las piezas, y cada uno recibió en sus casas la visita de Mariano Toledo – tutor de los diseñadores  a lo largo de la temporada – para que él pudiera asesorarlos y guiarlos tal como lo hacía en el taller de Miami.

Como sucede en este tipo de concursos, los diseñadores fueron retados con un último desafío: contando con tan sólo una jornada de trabajo, debieron diseñar y confeccionar el uniforme para alguno de los trabajadores del hotel “Live Aqua Cancún” del Grupo Posadas, lugar en el que habían estado descansando la semana siguiente a la definición de los finalistas. Cada uno pudo elegir qué elemento tomar como inspiración: el fuego, el agua, la tierra o el aire.

El primero en presentar fue el mexicano José Luis Gonsalez, que usó como inspiración los músculos, con conceptos como “huella digital”, “unicidad”, “conexión” e “interioridad”, para centrar su muestra  en la femineidad y la sensualidad que le inspiran las mujeres de hoy y creó una colección en tonos de rosa, blanco y rojo en la que las transparencias, los retazos y los cortes jugaron un rol central.

Consultadas algunas de las damas presentes en la presentación a la prensa, muchas dijeron que no utilizarían estos modelos porque se veían incómodos para el vestir diario, ni siquiera para un coctel o noche, ya que había exceso de tules y las faldas eran muy ajustadas y cortas. El jurado, encontró que algunos vestidos eran muy parecidos entre sí y que las prendas no reflejaban exactamente los conceptos que el diseñador quería transmitir.

Al mexicano lo siguió Carlo Carrizosa, de Colombia, quien se inspiró en la actitud de la mujer actual y la relacionó con mujeres guerreras amazónicas de décadas pasadas. Para esto, diseñó una colección en la que predominaban los colores verde, ocre, dorado y blanco, y en la que resaltaba la combinación de géneros y texturas, cuestión que sorprendió y encantó a los jueces. Sin embargo, estos sintieron que el trabajo de Carlo no fue vanguardista y que resultó un tanto obvio. Para los periodistas, la muestra del colombiano recordaba a Tina Turner en la película Mad Max 3: Más allá de la cúpula del trueno. Lamentablemente, este fue el primero en abandonar la pasarela.

Finalmente, la chilena Karyn Coo se inspiró en el circo latinoamericano de la década del 40 para crear una colección que reflejara alegría, ingenuidad, pureza y simplicidad. Para esto, creó piezas en tonos de blanco, beige y rosa, con telas ligeras, plumas, volados y cuerdas, aunque en realidad, en lo personal, nunca vi esa idea de circo de épocas pasadas. El resultado fue un trabajo que enamoró, quien afirmó que no sólo el conjunto completo reflejaba fielmente la personalidad y la esencia de la finalista, sino que además la colección era novedosa, moderna, profesional y especial.

Como premio, Karyn Coo se hizo acreedora de $30,000 dólares para comenzar su propia colección, cortesía de Andrea; la posibilidad de exhibir su propia colección en el Mercedes Benz DFashion México, un photoshoot en la revista Glamour México y Latinoamérica y unas lujosas vacaciones en el Hotel “Live Aqua Cancún” del Grupo Posadas.

Al final de la velada tanto periodistas  como los invitados especiales recibimos el trabajo confeccionado por los diseñadores nacionales, como una muestra del talento venezolano, que aunque no recorrió esa noche una pasarela, recibió el aplauso de todos los presentes por ese  trabajo, o esa es, mi Visión Particular.

Anuncios

2 comentarios

  1. los ganadores somos todos con todos los regalos que nos trae Biblored http://bit.ly/BibloRedInst

  2. Muy bella está nota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: