• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

AUTOLISIS: religión como salvación ante el suicidio

En 1992, un científico de la UCV, casado y padre de tres hijos,  se suicida, lanzándose por la ventana de su cuarto, con el agravante que su hijo mayor – de 14 años – trata de agarrarlo en el aire pero se le escapa por falta de fuerza. Este es el inicio de Autolisis, un unitario para televisión, concebido y realizado por Rhoda Torres, basado en una historia real y con una fuerte carga religiosa cristiana.

La Autolisis es – de acuerdo al griego –  la mezcla de auto, el mismo, y lisis, pérdida, disolución, lo que en materia científica puede tomarse como un proceso biológico por el cual una célula se autodestruye, ya sea porque no es más necesaria o porque está dañada y debe prevenirse un daño mayor.

En el área de la psiquiatría se refiere directamente al suicidio, que es el tema que trata esta producción de hora y media de duración, que fue hecha 100% en Venezuela.

A partir de esta tragedia, el hijo mayor de la familia (Fabiano,  interpretado por Numa Delgado) queda traumatizado  y con un sentimiento de culpa por no haber podido ayudar a su padre (Fausto – encarnado por Karl Hoffman), situación que lo hace crecer con rebeldía, agresividad y rencor contra la sociedad, el resto de su familia, víctima también de las acciones de la cabeza del hogar.

Una de las hermanas de Fabiano, interpretada por Milena Torres, trata de ayudarlo, al  igual que su madre (Milena Santander), y  para ello buscan diversas formas de terapia – desde la psiquiatría hasta la brujería, pasando por la asistencia católica, incluyendo exorcismo y todo.

Al final, con una marcada tendencia cristiana, Fabiano logra conseguir su salvación, a través “del único Dios verdadero, Jesucristo, quien lo Libera, cambia su vida y lo convierte en una nueva Criatura”.

Las actuaciones, algo sobreactuadas en algunas partes, logran momentos de tensión con un Karl Hoffman, como Fausto,  muy compenetrado en su papel, junto a Milena Santander como la sufrida esposa, que demuestra su calidad de actuación al desvanecerse en la calle cuando se entera de la noticia  del fallecimiento de su marido. Igualmente cumple a cabalidad Virginia Vera, en su papel jocoso de la timadora bruja que asegura poder resolver el problema que tiene Fabiano, cuando realmente lo que quiere es quitarle el dinero a la sufrida hermana.

El sonido, al menos en la presentación a la prensa, fue motivo de inquietud ya que en ocasiones no se escuchaba o los niveles estaban saturados, además de problemas en el lipsync  – o sincronía – entre el sonido y el movimiento de labios de los actores, factores que deben  ser corregidos si se quiere vender el producto a algún canal de televisión de señal libre.

La directora, Rodha Torres, destacó que todas las locaciones utilizadas para el rodaje fueron reales: Facultad de Ciencias de la UCV, apartamentos y casas familiares, la Clínica Psiquiátrica “Moral y Luces” (con el apoyo del doctor Said Macias Salom, director de la clínica), el cementerio y locaciones del pueblo de San Antonio de los Altos,  además se contó con el respaldo de la Iglesia Rey de Gloria de Bello Monte, y la actuación del pastor Alberto Hernández y el evangelista Martín Carapaica, haciendo un cameo, es decir, interpretándose a ellos mismos.  Esta producción contó con, además con el apoyo financiero de de la gerencia de Responsabilidad Social de  Conatel.

Aquí es este apartado habría que hacer un análisis de las motivaciones de esta producción, religiosas más que evidentes, y que llama la atención que a la hora de interpretar a los personajes cristianos se utilicen pastores reales, mientras que en los roles católicos se usan actores conocidos como Juan Carlos Gardié y Antonio Cuevas, quien es el exorcista que intenta sacar al diablo del cuerpo de Fabiano. Esta situación no puede pasar desapercibida por el espectador, que sabe que hay en eso una marcada inclinación religiosa, que le hace un flaco servicio a la historia, aunque tal vez no a la necesidad de  imprimirle ese sello evangélico al video.

En la ejecución de la historia de este trabajo se ven también algunas “lagunas”, quizás por falta de tiempo a la hora de editar o no tener material suficiente, ya que luego del proceso de  exorcizar – que también tiene fallas al no aclarar que no es algo que pueda hacer cualquier sacerdote, sino que es un proceso que debe seguir unos pasos –   vemos que han pasado 5 años y que Fabiano está casado con dos niños, manteniendo su actitud depresiva y muchas veces agresiva, lo que no se logra entender es cómo, cuándo y qué hizo para llegar a ese matrimonio.

Integran el resto del reparto, además de los ya mencionados,  Ivette Domínguez, Chelo Rodríguez, Gustavo Camacho, Dimas González,  Nancy González, Alex Romero, Luis Malavé, Virginia Lancaster, Belén Peláez, Rhoda Torres y Samantha Lee, quienes dan soporte a esta historia, que cuenta hechos pocas veces tocados en la televisión nacional, como el suicidio y la salvación a través de la religión.

El paso del tiempo es otro elemento que debe ser revisado, ya que entre el suicido del padre y la aparición de Fabiano adulto han pasado 15 años, y el protagonista pareciera representar un muchacho de unos 20 años, y no los 30 que tendría en esa época. También pasan 5 años entre el exorcismo y su vida de casado, pero el peinado de Numa Delgado, así como su color de cabello no desaparecen para dar paso a un hombre que pasa de los 35 años. Algo similar sucede con el paso de los años del resto de los personajes, elemento que  distrae  al no integrarlo en la historia

Autolisis es un trabajo audiovisual con una iniciativa de destacar, que busca darle gracias a Dios por permitir la salvación de la familia – que es la propia familia de la directora – y dejar un mensaje a la humanidad sobre la necesidad de ser más espirituales. Creo, particularmente, que abordar este tema que toca la vida de su realizadora es también una manera de enfrentar los demonios que una situación así deja en los involucrados, algo que no debe ser fácil de llevar adelante por el permanente recuerdo de lo que fue la vida antes y después de la tragedia.

En AUTOLISIS aparece la imagen de Jesucristo, según los realizadores “como nunca antes se ha visto en los medios audiovisuales”, aunque lo que realmente se ve en pantalla es una interpretación de una cita bíblica donde se ve a un personaje color oro con palabras – verbos – en diversas lenguajes, como queriendo dejar el mensaje de la necesidad de seguir a Dios para la salvación, posición muy válida de quienes hicieron este trabajo, aunque con demasiada evidencia y tendencia a que esa la única vía hacia la salvación del alma, o esa es mi Visión Particular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: