• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

El fin de año, esa medida de tiempo que nos llama a la reflexión

El astrónomo Carl Sagan en su libro “Los dragones del Edén” y en la serie de televisión Cosmos, presentó la historia de la humanidad en un año. Según Sagan, El Big Bang tuvo lugar en el 1 de enero cósmico, exactamente a medianoche y el momento actual es la medianoche del 31 de diciembre. En este calendario, el sistema solar aparece recién el 9 de septiembre, la vida en la Tierra surge el 30 de ese mes, el primer dinosaurio aparece el 25 de diciembre y los primeros primates el 30. Los más primitivos Homo sapiens aparecen diez minutos antes de medianoche del último día del año, y toda la historia de la humanidad ocupa solo los últimos 21 segundos. En esta escala de tiempo, la edad humana promedio dura unos 0,15 segundos.

Esta resumida historia sirve para destacar que la vida de los seres humanos es efímera, que aunque creemos que el tiempo está de nuestra parte, la verdad es que eso no es  cierto.

Llegamos al 31 de diciembre, época que significa un nuevo paso, un comienzo, pero también sirve para la reflexión final, el hacer un acto de introspección para recordar lo bueno y lo malo del 2011, que nos permita aprender de esta experiencia que llaman VIDA.

Las preguntas existenciales ¿Amé lo suficiente, lo habré hecho en exceso?, ¿Di lo mejor de mí?, ¿Puede haber bailado más? ¿Me ocupé lo suficiente de los otros? ¿Alguien me hizo cambiar o logré que alguien cambiara?, son algunas de las inquietudes que nos arropan en esta fecha, sin contar con los pensamientos por el futuro que desconocemos, pero que está ahí para ser escrito como un gran libro en blanco.

Recuerdo la película Up: una aventura de altura, cuando el protagonista – Carl Fredricksen con la voz de Edward Asner –  creyendo que no había logrado nada importante en su vida, abre el álbum que en una época le regaló a su ahora difunta esposa, y ve que ella había llenado páginas y páginas con pequeños detalles que fueron importantes en su VIDA de pareja, aunque nunca habían tenido hijos, su convivencia había estado llena de amor.

Esos pequeños detalles, como lo demuestra Carl Sagan, son los que conforman nuestra historia, y como decía el poeta Aquiles Nazoa son las pequeñas cosas de la VIDA las que dan satisfacciones, porque son la gasolina que día a día nos impulsa a seguir adelante en medio de tantos problema y calamidades.

El temor del fin de los tiempos en el 2012, de acuerdo al calendario Maya, es discutible, sino veamos estas cifras: Según el calendario judío estamos en el año 5770, según el calendario romano, estamos en el año 2009, pero según el calendario bíblico estamos en el año 5992, y esto lo demuestra la página Teología al 5 nivel.

Así que superado este temor, y a horas de finalizar el 2011 y como lo haría un administrado o economista,  es el momento de nuestro balance personal.

Que cada quién revise su comportamiento en este año, evalúe lo que hizo y dejó de  hacer.

Olvidamos a muchos, nos ocupamos de todos, hemos debido hacer más, pudimos ser menos. Todo lo que fue pasó, todo lo que vendrá será, solamente el aquí y el ahora nos pertenecen, lo otro es mejor dejarlo al Altísimo  que nos ve y nos conoce.

Es hora de recordar a los que ya no están, a los que se fueron, a los que nunca estuvieron. Es el momento de abrazar a los que están, a los que nos acompañan, ya que no sabemos por cuánto tiempo estarán. Es el momento de brindar y celebrar pero también de ser humildes  y perdonar, principalmente perdonarnos, con la ilusión  de que otros nos perdonen y podamos seguir este camino que llaman vida.

Amigos de antes, de ahora, de mañana, familia propia y familia “adquirida” – término que de Isaac Chocrón y que cada día me gusta más – reciban un inmenso abrazo de cariño, solidaridad y esperanza, que el 2012 sea lo que esperamos, y si no lo es, tengamos la Fe de que el 2013 será mucho mejor.

Nombrar a alguien en especial o no nombrar a nadie es un tema de cada uno, particularmente, como un acto de humildad, reservo en mi corazón un lugar para quienes son especiales y ellos lo saben, son pocos, pero sentidos. Al resto le digo que espero poder ser mejor en el 2012 para tener mayor lugar en mi corazón y mis sentimientos, no siempre es fácil perdonar, cuando el mayor perdón debe ser interno y, honestamente, no soy tan bueno.

A horas de finalizar el año 2011 solo resta abrazar en silencio a todos los que se pueda y quieran recibirlo a uno, el 2012 está tocando ya las puertas, así que a disfrutarlo  para que sea otro momento de la vida nuestra, efímera pero sentida, sin dejarla pasar, porque como decía Charles Chaplin, eso es la VIDA. Así que no se apure, no esté como el Conejo de Alicia en el país de las maravillas, hay tiempo, disfrute de todo y de todos, o esta sea quizás, la más personal de mi Visión Particular.

Anuncios

Una respuesta

  1. Feliz año Francisco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: