• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Muerte es muerte en cualquier idioma

(A propósito de Monstruos en el Closet, ogros bajo la cama)

Aquel día, un martes, yo estaba en una oficina de Pdvsa Maturín, la industria petrolera de antes, no la de ahora, y alguien en esa reunión me pasó su celular con un mensaje que decía: cayó una de las torres gemelas. Al principio no entendí que significaba aquello, y salvo una sensación de dolor por algo que había pasado a lo lejos, en otro país, no pasó de ahí.Photobucket

El verdadero sentimiento de desolación y temor llegó cuando al ver en mi casa la televisión las imágenes no dejaban de transmitir lo que hacía unas horas había pasado en Nueva York: Alguien había hecho  caer las torres gemelas, usando aviones. Una y otra vez aparecían en todos los canales, nacionales, internacionales, la repetición constante de los aviones insertándose en aquellos íconos de la llamada Gran Manzana. Desde ese día, el mundo no fue el mismo y el miedo, el terror por lo que había pasado estaba solo comenzando.Photobucket

El 11 de septiembre del 2001 significó para muchos el final del “Sueño Americano”  porque hizo que los que habitaban ese país se dieran cuenta lo vulnerables que podían ser en su propio territorio. Nadie en su sano juicio hubiera imaginado que algo así podía pasar; ni en las películas de desastres ningún director, productor o guionista había imaginado terminar con una símbolo de los estadounidenses, lo más que se había logrado era destruir la estatua de la Libertad, aunque siempre quedaba la cabeza y la antorcha. Incluso el ilusionista David Copperfield desapareció una vez esta estructura que recibía a quienes llegaban a  Nueva York, y luego la apareció nuevamente sin ningún rasguño.Photobucket

Aquella fecha representó un cambio en las fuerzas de poder, y sirvió para que los Estados Unidos comenzará una cacería contra un grupo del que pocos habíamos oído hasta ese momento: Al Qaeda, y quien se convertiría en el enemigo público número uno: Osama Bin Laden. No pretendo entrar en las razones políticas, religiosas o ideológicas que motivaron este ataque contra las Torres Gemelas, que produjo un total de 2.986  muertes – World Trade Cente, Vuelo 11 de American Airlines,  Vuelo 175 de United Airlines, Pentágono, Vuelo 77 de American Airlines y en Pensilvania en el Vuelo 93 de United Airlines – adePhotobucketmás de 6.000 heridos, la desaparición de otras 24, y la muerte de los 19 terroristas.

Tampoco busco hacerme eco de las teorías de conspiración que surgieron luego, que en Venezuela fueron promovidas por Carlos Sicilia, que aseguraban que todo fue una maniobra del Gobierno de EEUU para justificar su lucha contra el terrorismo. El hecho es que estas personas murieron sin razón, como tantas que han fallecidos en conflictos que carecen de todo sentido.

Ni los ogros ni los monstruos están en las habitaciones, están afuera

PhotobucketTras 10 años de aquella fecha en que todos fuimos sacudidos, Gustavo Ott (periodista y dramaturgo) presentó su segunda obra de teatro que forma parte de una trilogía donde los actos de la vida real son el pretexto para ofrecernos su óptica del mundo. La primera obra de esta trilogía es Juanita Claxton (que relata la angustia por el huracán Katrina)  y la tercera es la recién estrenada Tres noches para 5 perros (donde revela los hechos que produjeron el mayor desastre ecológico en el golfo de México) Photobucket

Monstruos en el Closet, ogros bajo la cama es una obra de teatro estrenada en el Teatro Trasnocho de Caracas, el 05 de Agosto del 2011, en producción del grupo Fundación Repico, dirigida por Consuelo Trum. Plantea el tema del terrorismo desde la perspectiva de las principales víctimas del 11 de septiembre: Las Torres Gemelas, que cobran vida en los personajes de Norte (interpretada por Lenni Márquez), y Sur (representada por Valeria Castillo)  jugando con la imagen colectiva al poner parlamentos en lo que fueron las estructuras atacadas por aviones y lo que sintieron a lo largo de la agonía de venirse abajo.Photobucket

Pero la obra va más allá y no solo nos cuenta lo que pudieron padecer las Torres, sino que pone a los espectadores en la misma situación de quienes estaban en las oficinas que se incendiaron con el choque de las aeronaves. Nos hace conocer las ilusiones de quienes estaban comenzando una nueva vida, una relación, o que pensaban que estar ahí en la “cima” del mundo era un evento importante en sus carreras y en su futuro, sin saber que el futuro acabaría ese martes 11 de septiembre.Photobucket Miles de personas que en todos los idiomas sintieron lo mismo: la Muerte.

Las víctimas de este acto terrorista van asomando sus voces en las dos actrices que a través del escenario, que parece más una pasarela con público a los lados,  van asumiendo las personalidades de quienes estuvieron en ese lugar y debieron afrontar – cada uno a su manera – el presente lleno de humo, fuego y asfixia. El escenario se nos presenta como una zona destruida, cables, teléfonos pisos levantados todo lleno de polvo de cemento por todas partes, haciendo de la atmósfera otro elemento, como un personaje más de  la tragedia.Photobucket

El texto de Ott nos cuenta los últimos momentos de aquellos que lucharon hasta el final, que subieron a los pisos superiores buscando ser rescatados por helicópteros, que nunca llegaron porque el humo en Nueva York en ese momento era tan denso que no permitía volar en la zona.Photobucket

Márquez y Castillo también nos escenifican lo que vivieron quienes decidieron acabar pronto con el sufrimiento y se lanzaron al vacío esperando que la muerte contra el concreto fuera más rápida que ser consumidos por las llamas; pero en realidad no es tan sencillo, porque caer de una altura de más de 100 pisos da tiempo para recordar cosas de las que uno llega a arrepentirse y otras de las que se siente orgulloso.

Justos por pecadores

PhotobucketPero no debemos creer que la pieza únicamente es la anécdota de lo sucedido aquel martes, ya que en un momento de la representación, realizada en la sala Horacio Peterson de Unarte, las luces se encienden para ver a las dos actrices diciendo:  

SUR: Ni yo he faltado jamás a los demás.

NORTE: Tú no eres un perverso.

SUR: Yo no soy el enemigo.Photobucket

NORTE: Ni yo causo tu dolor.

SUR: Somos inocentes.

NORTE: Como inocente es el que muere, aunque viva con un culpable.

SUR: Como inocente es el niño que le convencen para que se vista de bomba.

NORTE: Como inocente es al que le declaran la guerra y se entera por la metralla.

SUR: Como inocente el pasajero sentado en el avión.

NORTE: Como inocente la que camina de regreso del mercado por las calles de Cairo.

SUR: Como los escolares del bus en Tel Aviv.

NORTE: Como las Photobucketmadres acribilladas en Irak.

SUR: Como los niños bombardeados en Afganistán.

NORTE: Como los empleados de Oklahoma.

SUR: Como la que descubre su embarazo en Teherán.

Photobucket

NORTE: Como los que se casan y dan la fiesta en Beirut.

SUR: Como los que van ensayando la música en el metro de Londres.

NORTE: Como los alumnos que se preparan para un examen en Moscú.

SUR: Como los aniquilados por las Bombas Capullo en los territorios ocupados.

NORTE: Como los que dudaron del coeficiente de los misiles inteligentes

SUR: Como mis hijos de Bogotá y Ciudad de México.

NORTE: Inocentes Castigados por culpables.

SUR y NORTE: Sólo porque estábamos aquí.

NORTE: ¿Me puedes volver a explicar por qué soy yo un objetivo?

SUR: ¿Qué fue lo que hice?

NORTE: ¿Por qué el Terror es conmigo?

PhotobucketTextos estos que hacen que al espectador   – como dijo alguien a la salida  – se le “enfríe el guarapo”  porque son situaciones que nos pueden pasar en cualquier momento y a quien sea, porque el terrorismo no distingue – al igual que el cáncer- raza, credo, edad ni condición social. 

Pero si todos podemos terminar siendo víctimas del terrorismo y sus consecuencias, hay quienes asumen los compromisos de ayudar al prójimo y son los héroes anónimos que siempre aparecen en las desgracias, aquellos que muchas veces dan la vida por salvar a otros.Photobucket

En el caso de Monstruos en el Closet, ogros bajo la cama esos héroes están ejemplificados en el homenaje que se le hace a Pablo Ortiz y a Frank De Martini, quienes arriesgando sus vidas – al final las entregaron –  lograron salvar a muchas personas que estaban atrapadas en la Torre Norte.

PhotobucketEn  un video, vemos a Lenni Márquez, y  a Valeria Castillo contándonos quienes fueron estos dos personajes a quienes no les importó perder la suya con tal de lograr que otros tuvieran nuevamente una vida.

NORTE: Dicen que eran ángeles.

SUR: Que aparecieron por ahí.

NORTE: Dos ángeles entre el fuego

SUR: Dos ángeles de la liberación.

NORTE: Pero eran dos ángeles con nombre.

SUR: Se llamaban:

NORTE: Pablo Ortiz

SUR: Y Frank di Marttino.Photobucket

Al final de ese día quedó la desolación, pero también la esperanza que la refleja Ott al poner en boca de  SUR:  Yo creo que algún día nos vamos a levantar otra vez; que volveremos a estar de pie, que de nuevo veremos a Nueva York desde las ventanas del mundo.

Pero lamentablemente, la realidad a veces supera cualquier buen deseo y esperanza, porque desde el 11 de septiembre del 2001 muchas guerra continúan, muchos otros 11 se han registrado, como el 11 de Marzo del 2004 en Madrid o el 11 de octubre de 2006 cuando un avión Cirrus SR20 para la aviación general relativamente pequeño, chocó contra el edificio Belaire Apartments en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos,  y el  11 de abril de 2007 fueron dos ataques terroristas simultáneos cometidos en la ciudad de Argel, y se siguen generando  en este planeta que llamamos Tierra,  aunque todos las noches le digamos a nuestros hijos:Photobucket

SUR: No hay monstruos en el clóset.

NORTE: Ni ogros debajo de la cama.

SUR: Ni quimeras que no sean hermosas.

NORTE: Ni fábulas donde los niños mueran.

La trilogía de obras de Gustavo Ott, que forman parte de loPhotobucket que él ha  denominado “Poesía de la catástrofe” son un simplemente un recordatorio de lo que hemos vivido como sociedad, ya sea por la fuerza de la naturaleza, ya sea por el afán del progreso desmedido sin preocuparnos  de las consecuencias en el medio ambiente, o el miedo que podemos provocar en otros por ideologías y no aprender a vivir en Paz.

Lo cierto es que, como decía Fox Mulder en los Expedientes Secretos X, la verdad está afuera y el terrorismo nos acecha constantemente, o esa es mi Visión Particular.

Anuncios

Una respuesta

  1. […] Muerte es muerte en cualquier idioma « Visiones Particulares. Me gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: