• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Atención a los signos vitales del organismo

“Los signos vitales son: el pulso, la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca, la tensión arterial y el dolor.  De allí que se le conozca al dolor como el quinto signo vital incluso en la especialidad de otorrinolaringología, donde se manejan muchas patologías inflamatorias y quirúrgicas, condiciones que a la larga van a generar dolor”.

Photobucket

Esta definición de la doctora Rosaria Sano, especialista en otorrinolaringología, le sirve para destacar que sentir dolor es simplemente una alarma que se activa en el cuerpo como respuesta ante una patología  infecciosa, una intervención quirúrgica o un proceso inflamatorio, ya sea agudo o crónico, por lo que es “importante que nuestros profesionales  sepan manejar el dolor, con un enfoque multimodal”.

De acuerdo a un material de prensa enviado por XYZ Consultores, Sano expresó que “cuando se trata de dolor en niños, lo primero que debe hacerse es clasificarlos por grupos etarios, por cuanto que los lactantes como no saben hablar, se expresan con irritabilidad, con llanto y es muy difícil localizar el dolor. Y es entonces cuando el médico debe ser bien acucioso con el examen, para poder diagnosticar el origen del dolor”.

Menciona este material que la especialista ofreció conferencia para un grupo de especialistas, en el marco del Programa de Educación Médica Continua  que adelanta Sanofi en el ámbito  nacional, donde señaló que el  dolor ha sido “considerado como el quinto signo vital, no solo por los especialistas de otorrinolaringología, sino por las sociedades médicas (la de anestesia y la de medicina paliativa que maneja pacientes oncológicos), se han dedicado a que  exista un manejo multidisciplinario del dolor”.

Photobucket

Puso como ejemplo, el caso de las cirugías, que aunque se está “curando a un paciente, le estamos generando una anoxia o un trauma al tejido,  y eso va a desencadenar  mecanismos inflamatorios que van a liberar una serie de sustancias, que generan dolor, como las llamadas prostaglandinas,  interleuquinas y  los leucotrienos”.

En el caso de los niños es importante saber manejar la fiebre, una de las alternativas puede ser administrar ketoprofeno en presentación pediátrica, el cual pertenece a la categoría de los AINES.

Photobucket

Investigando más sobre el dolor en niños, surge el tema de su valoración y la a subestimación del dolor infantil por su incapacidad para calificarlo o cuantificarlo, como lo menciona la doctora Pilar Terrádez de la Unidad de Pediatría Avanzada, de la Universidad Católica de Valencia, en la página consultaclick.com.

Considera que “en el tratamiento del dolor en el niño una de las premisas fundamentales es no considerar al niño como un adulto pequeño. Es importante conocer los parámetros farmacocinéticos y farmacodinámicos del niño. Siempre para tratar hay que saber edad, peso, superficie corporal, condiciones metabólicas y patológicas. Por ello es importante administrar los fármacos para el tratamiento del dolor en la dosis e intervalo que haya recomendado el pediatra”.

Photobucket

De acuerdo a un trabajo elaborado por Centre Londres 94 “en niños de 3 a 8 años se utilizan escalas para cuantificar el dolor basadas en el uso de colores, dibujos de caras con diferentes expresiones de dolor, fotografías de otros niños que están experimentando dolor, termómetros de dolor, fichas…Todos estos métodos están adaptados a la capacidad interpretativa del niño y aunque, en general, el niño suele seleccionar escalas superiores al adulto, poseen validez psicométrica.

Photobucket

Los especialistas mencionan que existen diferencias fundamentales entre el manejo del dolor agudo y el crónico; sin embargo,  algunos aspectos que deben ser tomados en cuenta son:

1. El enfoque preventivo: La aparición del dolor debe anticiparse siempre que sea posible. Se precisa menos analgesia al prevenir el dolor que al tratar de eliminarlo cuando ya ha aparecido.

2. El empleo de métodos de valoración correctos: como se ha mencionado anteriormente, para una correcta intervención y seguimiento es indispensable una valoración rigurosa y estandarizada. Actualmente la monitorización del dolor está incluida dentro de los estándares de calidad de la mayoría de hospitales.

3. La importancia del empleo simultáneo de medidas farmacológicas y no farmacológicas: Las medidas no farmacológicas incluyen la preparación, la presencia y información de los padres, el auto-control, la distracción, el masaje, la hipnosis, la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea y todas ellas potencian la eficacia de la terapia analgésica.

4. La analgesia debe ser administrada por vías no dolorosas: Es importante evitar en lo posible las inyecciones intramusculares.

5. El dolor producido por métodos diagnósticos invasivos debe ser especialmente evitado: El miedo y la ansiedad derivada de estos procedimientos contribuye a acrecentar las sensaciones desagradables en el niño y por lo tanto, el dolor.

6. La promoción del desarrollo normal: Sea cual sea la situación del niño hay que intentar que su escolarización y vida social no se resientan.

Photobucket

“En el tratamiento del dolor en el niño una de las premisas fundamentales es no considerar al niño como un adulto pequeño. Es importante conocer los parámetros farmacocinéticos y farmacodinámicos del niño. Siempre para tratar hay que saber edad, peso, superficie corporal, condiciones metabólicas y patológicas”, señala la doctora Terrádez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: