• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Ríete de la fábula, que la realidad es muy seria

El 12 de diciembre de 1969, a las 16:37 (hora local), terroristas cometen un acto contra las oficinas centrales de la Banca Nazionale dell’Agricoltura, ubicada en la plaza de aquel nombre, en la norteña ciudad italiana de Milán. 17 personas murieron y otras 88 resultaron heridas. Esa misma mañana, explotaron otras tres bombas en Roma y Milán y otra más fue encontrada sin detonar.Photobucket

Este trágico hecho contribuyó al nacimiento de las posteriormente famosas Brigadas Rojas (Brigate Rosse) comunistas y -en general- de los siguientes Anni di piombo de la década de 1970, uno de los períodos más controvertidos en la historia moderna de Italia.Photobucket

Por este acto se registraron unos 80 arrestos y el entonces sospechoso Giuseppe Pinelli (un trabajador ferroviario anarquista nacido en 1928) falleció luego de caer desde un cuarto piso, en la misma estación de policía en la que estaba detenido. Existieron serias discrepancias en el recuento policial relacionado al atentado, que inicialmente aseguraban suicidio al arrojarse por una ventana durante un interrogatorio de rutina.Photobucket

Este hecho histórico, que está en los anales de los diarios de la época y fácilmente se puede buscar información en internet, dio pie, varios años después, a la obra “Muerte accidental de un anarquista” del autor comunista – y posterior Premio Nobel de Literatura – el  italiano Dario Fo.Photobucket

La obra  fue estrenada en 1971 en Milán por el colectivo La Comune. En esta pieza, considerada por los críticos como la obra más representativa del autor, se refleja su visión sobre la represión política y el abuso del poder desde las instituciones,  pero, fiel a su estilo al escribir, tiene toques de ironía y sarcasmo que “harán de contrapunto a la dura realidad, y que, como suele decirse, hacen reír por no llorar, al más estilo del teatro del absurdo”.Photobucket

Para contar esta historia que marcó una época de la vida italiana, por sus consecuencias en esa nación con el nacimiento de las Brigadas Rojas y sus acciones violentas, Fo juega al presentar los hechos como si hubiesen ocurrido en 1921 en Estados Unidos. Sin embargo, dice que “Para actualizar la historia, haciéndola al tiempo más dramática, nos hemos tomado la libertad de recurrir a uno de esos trucos que se suelen emplear en el teatro: hemos trasladado la historia a nuestros días, y la hemos ambientado, no ya en Nueva York, sino en una ciudad italiana cualquiera…por ejemplo, en Milán.” Al igual que en las películas, el autor advierte que cualquier analogía con “sucesos y personajes de nuestra crónica, el fenómeno deberá atribuirse a esa imponderable magia constante en el teatro, que en infinitas ocasiones ha logrado que incluso historias disparatadas, completamente inventadas, hayan sido impunemente imitadas por la realidad.Photobucket

El autor ubica en el escenario a un personaje múltiple anunciado como “Loco-Sospechoso – Juez – Obispo – Señor con barba”  por un lado y al poder policial representado por el Comisario de la brigada política, Comisario Jefe, Comisario Bertozzo, y un Agente.Photobucket

También hay una periodista en la segunda mitad de la obra, como encarnación de los medios de comunicación. Ella busca la verdad pero, como Fo no era muy dado a creer en los medios de comunicación – lo que se ve en la obra de Pedro Montalbán Kroebel sobre el hecho real de la postulación del dramaturgo a la alcaldía de Milán, coloca a su periodista  como “un personaje débil, gris, que busca la verdad pero también la noticia, se deja manipular y se encuentra un tanto descolocado en medio del delirante y sorprendente ritmo de los acontecimientos”.

Ahora en las tablas del MunicipalPhotobucket

Toda esta introducción sobre la obra de Fo tiene relevancia porque el grupo Rajatabla acaba de estrenar en el teatro Municipal una versión de la obra, solo que aquí se llama “Muerte accidental de un Subversivo Latinoamericano”,  gracias a la adaptación que realizó Rodolfo Santana, quien hizo que el montaje “adquiriera un contexto latinoamericano”, lo que en realidad en la puesta en escena no se ve, por lo que puede transcurrir el cualquier espacio – tiempo manteniendo la vigencia de la idea planteada por el autor original.Photobucket

Este montaje  cuenta con las actuaciones de Gerardo Luongo (El Loco), Ernesto Campos (Comisario Pérez), Juan Carlos Becerra (Agente), Ángel Pájaro (Comisario Herrera), Heriberto Garcés (Comisario Jefe) Adriana Bustamante (Periodista) quienes utilizando las técnicas dPhotobucketel “esperpento” hacen reír a los espectadores, tal vez más de la cuenta, para disfrazar la terrible realidad que plasma el texto, en esta producción de William López y dirección de Rufino Dorta. La escenografía parece salida de un cuadro de Salvador Dalí, con un reloj como los que pintaba el español y con una perspectiva que recuerda los cuadros del surrealismo.Photobucket

Aún cuando la obra original juega con el humor negro, la ironía y el doble sentido, en el montaje de Rajatabla se va más allá al colocar a los personajes como “saltimbanquis”, “malabaristas” o  arlequines, con las caras pintadas lo que hace que el espectador se ría a carcajadas por las gesticulaciones y caras que ponen los actores, pero provocando que sobre esas manifestaciones no quede la importancia del texto y la situación, ya que a la salida de la función de estreno, muchos de los espectadores comentaban la jocosidad del montaje, lo buen actores que son los que estaba en escena, pero ninguno hizo mención al planteamiento del texto, y a su  “coincidencia” con hechos reales, no allende de las fronteras, sino aquí en nuestro propio patio.Photobucket

Tal vez eso mismo le pasó a las autoridades, siempre sensibles a los temas que los puedan poner en evidencia, y se pudo montar esta obra que – curiosamente – al llegar al teatro, lo primero que uno recibe en la puerta es a un efectivo de la  Guardia Nacional Bolivariana, eso sí – hay que reconocerlo – muy educado, que le da indicaciones sobre la taquilla y el horario de la función. Pero no deja de ser un juego más de la realidad sobre la fantasía que una obra que hable del poder y sus excesos, esté custodiada por fuerzas militares.Photobucket

La obra tiene una duración de 90 minutos y se presenta del 30 de junio al 8 de julio, de viernes a domingo a las 5 de la tarde, con un costo de la entrada de  20Bs.Photobucket

Los diálogos, que recuerdan a los de la Commedia dell’Arte, buscan que el espectador sepa las contradicciones en que caen los policías, cuando son interrogados por el Juez de la Causa, que no es otro que el mismo Loco, y entre esos diálogos está este:

Agente – Sí, pero me quedé con el zapato en la mano, y él se cayó.

Loco – No importa. Lo importante es que se quedara el zapato. El zapato es la prueba irrefutable de su voluntad de salvarle.

Loco: Un momento: aquí hay algo que no cuadra… (Muestra un papel) El suicida llevaba tres zapatos?

Comisario Jefe ¿Cómo tres zapatos?

loco: Pues sí, uno se le quedó en las manos al agente, él mismo lo declaró a los pocos días de la desgracia… Aquí está.

Comisario: Es cierto, se lo contó a un periodista.

Loco: Pero aquí, en este otro atestado, se dice que el anarquista moribundo en el suelo del patio seguía calzando los dos zapatos, según testificaron los periodistas presentes.

Hecho aislado o política de estado

Photobucket

Tal vez en Italia este hecho que dio pie a la obra de Darío Fo pueda ser considerado como aislado y que no se repitió, pero como sucede muchas veces, “pasa en la vida, pasa en las películas, pasa en TNT”, como señala el slogan de ese canal de cable.

Venezuela pudiera ser un escenario perfecto para que este tipo de acciones contra “presuntos” delincuentes, que luego no son investigados  o se dejan a la explicación más inmediata, aunque pocas veces comprobada.Photobucket

Para muestra algunos botones:  El lunes 30 de mayo de 2011 el diario El Universal publicó que parientes de “dos detenidos que perdieron la vida en los calabozos de la División de Capturas del Cicpc, en El Rosal, además del tercero que falleció en el hospital de El Llanito, el jueves, exigen al Ministerio Público como a la directiva del Cicpc que actúen de inmediato y ordenen la destitución de todos los efectivos que se encontraban de guardia ese día, hasta que concluyan las investigaciones del caso, que están a cargo del fiscal 74 del Área Metropolitana de Caracas, Armando Hernández”.Photobucket

Haciendo un recuento del caso, el diario publicó que “los deudos de Pedro Cipriano Rivero Rivas, de 32 años; William Nazareth Pérez Tovar, de 27, y de Rubén Enrique Arnal Marín, de 33 años, esperan reunirse con funcionarios de la Defensoría del Pueblo y del Ministerio Público en los próximos días, pues aseguran que llegarán hasta las últimas consecuencias del hecho”.Photobucket

Carmen Rivero, hermana de Pedro Cipriano Rivero Rivas, “aseguró que éste presentó fractura en las costillas, dientes partidos, golpes en la cara y cabeza, y un hematoma en un ojo que provocó que le hicieran un drenaje en la funeraria. Dijo que lo maquillaron para poder velarlo con la urna abierta. Informó que hicieron la denuncia en la Fiscalía 74 porque creen que lo asesinaron en una celda y no hay sanciones. Los familiares también protestaron en el cementerio porque en el Cicpc no les sellaron el documento para la inhumación”.Photobucket

La respuesta de la  directiva del Cicpc fue remover de su cargo al jefe de la División de Capturas, comisario Rafael Caicedo, y colocó en su lugar al ex jefe de Interpol-Maiquetía, comisario Carlos Chirinos, tras 24 horas de haber muerto los tres detenidos que estaban en los calabozos en la urbanización El Rosal.Photobucket

El 25 de marzo del 2012,  el portal noticias al día publicó que  esa  tarde falleció  una mujer de nacionalidad colombiana en el calabozo de la Policía de Mara (Polimara), donde se encontraba detenida por tres delitos. “Sin embargo, el comisario Julián Morón, director de Polimara, informó que la detenida estaba en la sede de la Policía Científica de El Moján, donde murió por causa de un infarto. La mujer, identificada como María Eugenia Nava Pirela, de 45 años, había sido detenida anoche e iba a ser presentada ante los tribunales, pero pereció esta tarde”.Photobucket

Uno de los casos más conocidos, por la personalidad del occiso, fue el del boxeador Edwin “Inca” Valero, quien falleció  en los calabozos de la Policía de Carabobo, luego que fuera detenido por haber asesinado a su esposa, Jennifer Carolina de Valero, así lo informó el director del Cicpc, Wilmer Flores Trossel.Photobucket

El jefe de la Policía Científica explicó, de acuerdo a los medios de comunicación, que “Un recluso que se encontraba en un área adyacente, escuchaba ruidos en el interior de la celda y le participa a los cuerpos policiales, quienes inmediatamente se acercan y observan el cuerpo del boxeador “Inca” Valero colgado utilizando sus propias prendas de vestir para ahorcarse y como punto fijo la reja de su celda”.Photobucket

Un tercer caso ocurrió en el estado Anzoátegui cuando Maikel Alexander Arcia (25 años) y Robert José Moya León (23) fueron ultimados en los calabozos de Puerto La Cruz.  Señalaron los medios de comunicación que “Enorme sorpresa se llevaron oficiales de la Policía de Anzoátegui en Puerto La Cruz, a las 8:30 de la mañana de ayer, cuando realizaban el conteo de los detenidos en el pabellón A. Al abrir las celdas cayeron  a sus pies los cuerpos sin vida de dos jóvenes internos que apenas llevaban una semana en esos calabozos. De inmediato dieron parte a sus superiores y al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del municipio porteño”.Photobucket

Estos son apenas unos casos de los muchos que registran a diario  los medios de comunicación a lo largo del país, que involucran a detenidos en comisarías tanto de un bando político como del otro, para evitar suspicacias de los lectores, por lo que pareciera que es algo que ocurre más allá de ideologías, o ¿será  un código entre hermanos policías?,  lo cierto es que son situaciones que ocurren con demasiada regularidad y se llegan a transformar en obras de teatro, películas, porque tal vez de esa manera son un recordatorio de que la realidad supera con creces la fantasía.Photobucket

Que “Muerte de Accidental de Un anarquista”, o su versión criolla “Muerte Accidental de un Subversivo” de un subversivo se monte y se sigue exhibiendo en las tablas es una muestra de de un temPhotobucketa que tiene vigencia, y que,  posiblemente, por ese tono de comedia que le da Fo al texto pasa desapercibida esa crítica  tan fuerte al Poder y al encubrimiento de delitos cometidos por quienes deberían garantizar la seguridad de todos los ciudadanos y digo “deberían”  porque al igual que la mujer del César, no solo la justicia debe ser, sino también parecer que es una dama ciega que cubre con su manto a todos sin distingo, algo que – al menos en la superficie – no está sucediendo, o será que esta es mi Visión Particular sobre el tema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: