• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Las percepciones no siempre sirven de alerta

PhotobucketAl inicio de las vacaciones escolares, muchos padres creen que es tiempo de premiar a sus hijos y dejarlos comer de todo, dormir hasta tarde, estar en la computadora o los juegos de video, en fin … premiarlos porque han  concluido una parte más de su aprendizaje.Photobucket

Lo que lamentablemente muchos padres y madres no saben es que la percepción que tienen sobre el peso de sus hijos puede ser un factor que influye a la hora que los niños tengan sobrepeso u obesidad.Photobucket

La Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland de EE.UU., publicó en la revista Archives of Pediatric and Adolescent Medicine en mayo de 2012, un estudio científico – aunque está en ingles – donde se menciona que  “el 87% de las madres que tienen niños entre los 12 y 32 meses de edad  con sobrepeso, fueron menos capaces de percibir con precisión el tamaño del cuerpo de sus niños. De este grupo de madres, el 81% consideró “normal” el sobrepeso de su hijo”.

De acuerdo a la metodología del estudio,  explicado en un material de prensa suministrado por Proa Comunicaciones Integradas, los “científicos repartieron dibujos con niños de diferentes tamaños y pidieron a las mamás que eligieran el que más se parecía a su hijo. De las 281 madres que participaron, el 70% eligió a niños que no se parecían realmente a sus hijos, porque calcularon mal el tamaño del cuerpo”.Photobucket

Para analizar este estudio, de acuerdo al material de prensa, se consultó a la nutricionista colombiana Claudia Angarita, ex presidenta de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica,  quien expresó: “Este estudio refleja la realidad de muchas madres en cuanto a las percepciones erróneas acerca del sobrepeso y la obesidad infantil. Según comentan los autores del estudio, es posible que las madres evaluadas perciban que los niños con sobrepeso son más saludables, son mejor alimentados y cuentan con un desarrollo más rápido que los niños con peso bajo o normal. Además, según los investigadores, algunas mamás probablemente creen que el hecho de que sus hijos sean “más gorditos” es una indicación de su buena labor como madres”.Photobucket

La conclusión de los investigadores es que estas percepciones podrían conducir a la sobrealimentación y a los persistentes problemas de peso desde la infancia hasta la vida adulta. Por ello, habrían recomendado en el estudio que “los pediatras y nutricionistas ayuden a las familias a entender lo que es una alimentación y un peso adecuado para sus hijos”.

El siguiente cuadro muestra el peso promedio que por edades deberían tener los niños y niñas, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud.

Photobucket

PhotobucketDe acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, (OECD, por sus siglas en inglés) 1 de cada 5 niños, de edades entre los 5 y 17 años, se ve afectado por el exceso de peso. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la causa fundamental de la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. Asimismo, indican que los inadecuados hábitos alimenticios y la falta de actividad física son causantes del problema en el mundo.

Pero ¿Cómo saber si su hijo tiene sobrepeso u obesidad?

PhotobucketPor un lado, “Los padres deben llevar a sus hijos a un control de crecimiento y desarrollo, periódicamente. Este control lo hace el médico pediatra o el nutricionista”, según indicó Angarita, ya que en los controles se mide el peso actual, la talla y el índice de masa corporal (IMC). “Si estos controles periódicos existen será mucho más sencillo hacer un diagnóstico acertado del estado nutricional del niño porque habrá ´una historia´ de crecimiento.

Por otro lado, la especialista indicó que hay signos y síntomas que los padres pueden identificar y que alertan sobre el riesgo de sobrepeso u obesidad:

  • Cuando hay una ganancia de peso rápido.

  • Cuando al niño se le marcan unos “rollitos” en la cintura y además tiene celulitis evidente.

  • Puede tener un factor de riesgo cuando pasa más de dos horas frente a la televisión y además tiene un apetito incontrolable.

  • Busca comida frecuentemente para compensar un fracaso o un llamado de atención.

  • Piensa en comida permanentemente, especialmente en alimentos de alta densidad calórica.

  • Consume porciones superiores a las porciones que consumen niños de la misma edad.

Alimentación balanceada y actividad física para controlar el sobrepeso

Siempre que se habla de evitar la obesidad y el sobrepeso tanto en niños como en adultos surge la misma indicación: Alimentación balanceada  y el ejercicio como mecanismos para evitar males a futuro.

Así como lo explicó Angarita, otros nutricionistas (como como Mae Moreno – nutricionista de Assistec en Quito-  o Consuelo Pardo) han señalado la necesidad de una dieta variada que incluya distintos grupos de alimentos y tenga el aporte nutricional necesario para el adecuado crecimiento y desarrollo del niño. Nuevamente nos recuerdan aquello de “No hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas”.

En el caso de los recién nacidos “la recomendación de la OMS, es que la lactancia materna debe ser exclusiva hasta los 6 meses. A partir del sexto mes, se debería iniciar la alimentación complementaria (alimentos diferentes a la leche materna). Los adultos que de pequeños tuvieron lactancia materna suelen tener una tensión arterial más baja, menos colesterol y menores tasas de sobrepeso, obesidad y diabetes de tipo 2”, indicó la nutricionista mencionada por Proa Comunicaciones Integradas.

Como el conocimiento es poder, también es necesario tener presente aquellas  funciones que cumplen los alimentos en el organismo, por lo que en la Tabla 1 se ofrece información que puede ser útil para los padres  a la hora de alimentar a sus hijos.

 Photobucket

PhotobucketEn el caso de la actividad física, en la página  pulevasalud.com se recuerda que actualmente son muchos los padres que entienden los beneficios que aporta el deporte a la salud de sus hijos desde pequeños, incluso a los menores de 5 años. Esta ayuda al organismo, no solo en el área motora, sino también en la psíquica está asociada con “evitar o reducir los problemas que el sedentarismo conlleva, como obesidad, colesterol, etc” diversión, relación con su entorno, mejorar su autoestima. 

Sobre ¿cuáles son las recomendaciones a la hora de practicar algún deporte o actividad física? en OleBebe.com aparecen sugerencias que van desde el nacimiento hasta los 12 meses, cuando se recomienda la “Estimulación adecuada, afectiva, emocional y social que favorezca el adecuado desarrollo psicomotor. Un ejemplo es la natación para bebés”;  hasta los 24 meses: “Etapa donde se debe promover el juego libre y el movimiento. Paseos y juegos en las plazas, campos, patios, playas, etc. Actividades al aire libre”.

Para los niños hasta los 6 años “se pueden organizar juegos grupales sin incluir el concepto de competencia. Uso de aros, pelotas, redes, etc”. De aquí en adelante, se expone que comienza una etapa de intensa actividad física en la que aparecen los juegos deportivos con reglas y normativas, por lo que “lo ideal es el juego deportivo”. También se indica que la adolescencia “suele ser una etapa donde se abandona la actividad deportiva si no ha sido estimulada en los períodos anteriores”.Photobucket

A partir de los 5 años, los niños pueden saltar la cuerda, porque es un ejercicio  aprender a la que su práctica se puede hacer dentro de la casa o al aire libre. Es “considerado un ejercicio cardiovascular fuerte, y saltar la cuerda regularmente no sólo sirve para quemar calorías innecesarias, sino que también ayuda a regular el apetito, así como evitar enfermedades tales como la obesidad y disminuye factores de riesgo de enfermedades como la diabetes Tipo 2, así como enfermedades cardiovasculares”, de acuerdo a saludinfantil.about.comPhotobucket

Como siempre, lo ideal es que tanto en lo referente a la alimentación balanceada como al desarrollo de las actividades físicas, los padres busquen asesoría  del pediatra, los maestros y entrenadores para un correcto desarrollo de sus hijos, pero principalmente los padres deben estar conscientes que ellos son los responsables de educar a los niños, por lo que deben estar atentos a que lleven una vida más en contacto con la naturaleza, menos televisión y comida “chatarra” que lejos de estimularlos los vuelven más sedentarios, con los peligros que eso acarrea a la salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: