• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

    contador de visitas para blog
  • Consummatum est

  • Mirada Teatral

Como en el bolero, para Benjamín Cohen la vida es amar y ser amado

Ficción y no ficción están más cerca de lo que parece.

Gay Talese

PhotobucketFlorentino Ariza se enamoró de Fermina Daza y comenzó a conquistarla con sus apasionadas cartas y a mirarla desde un banco del parque frente a su casa. Ella se negó por un tiempo a corresponderle, después sucumbiría a ese amor, y es cuando encuentra la oposición del padre, quien la envía lejos para que lo olvide. Después de un período, cuando ella regresa y ve a Florentino, se desilusiona de ese amor platónico y lo rechaza. Al poco tiempo conoce al doctor Juvenal Urbino, quien había llegado de París al finalizar sus estudios de medicina. Después de un noviazgo breve, animada por su padre y aunque no estaba enamorada de él, se casan. Se van seis años de viaje a Europa y regresa embarazada de su primer hijo, cambiada y como una feliz pareja que ha tenido tiempo de enamorarse. Durante este lapso Florentino ha pensado en ella todo el tiempo y, a pesar de que incumple su promesa de mantenerse virgen para ella, pues tiene cantidad de relaciones amorosas, sigue enamorado y decidido a que algún día ella será para él, es decir, cuando muera el esposo.Photobucket

En su adolescencia, Benilde descubre sus sueños a través de la mirada de Sergio Souza, su primer amor. Ellos juraron que serían felices el día en que Benilde cumpliera la mayoría de edad pero una triste tarde de otoño, Sergio desaparece misteriosamente, cambiando el rumbo de Benilde. Sesenta años después toma la decisión de buscar esos “ojos brasileros” que en su infancia la hicieron soñar, con la esperanza de poder abrir la ventana que alumbrará el camino de su hijo Rafael y sus nietos Marcos y Soraya.

Estos dos textos hablan del realismo mágico que es propio de Latinoamérica, y son escritos por periodistas que se interesan en lo que le pasa a la gente,  esas personas que puede ser considerada por algunos como “ordinaria” por no ser famosos, pero como lo dice Gay Talese, considerado padre del periodismo moderno, “Preste atención a la gente ordinaria porque usted es uno de ellos.”Photobucket

El primer texto es de “El amor en los tiempos de cólera” de Gabriel García Márquez, mientras que el segundo es de Benjamín Cohen, @benjacohen, quien partió de una historia contada por la abuela de la actriz Aileen Celeste para escribir  una obra de teatro, porque para este comunicador social el escribir para las tablas es una manera de transmitir sus ideas, no en balde es nieto de Dita Cohen, quien desde el Centro Cultura Prisma, dedicó muchos años a la producción teatral del país.Photobucket

Como lo menciona Talese en una de sus recomendaciones a los periodistas ” Sin pisar la calle no se enterará de nada.” eso es lo que hace Cohen en esta su primera obra de teatro que escribió cuando tenía 19 años, a partir de un hecho real contado en primera persona por esa abuela llamada Benilde, a la que le sucedió la historia a los 9 años, y que en su honor quedó el nombre de la protagonista de la pieza teatral. “Ojos brasileros va del pasado al presente, armé el presente contando  el pasado de esta señora y por eso lo llamo una historia de la vida real, obviamente el presente es todo armada por mí,  para que funcionara el mensaje que yo quería transmitir del pasado de esta señora, que en pocas palabras demuestra que el verdadero amor es el que perdura para toda la vida, que solamente importa eso, y los sueños, porque el dinero nunca la llevó a nada ya que perdió lo más bonito, es un mensaje de esperanza para los adultos y para los jóvenes”.Photobucket

Para ese público más joven, interesado en que le hablen de temas de ellos está otra de las obras de Cohen,  “Muchacho no es gente grande”, que ha sido montada y escenificada. Habla en tono de comedia, abiertamente sobre aspectos de la sexualidad, el alcohol  y muchas otras cosas que les pasan a los hombres que al llegar a los 25 años, la edad del juicio, muchas veces no quien madurar, reflejando como esto influye en las mujeres y en el resto de la sociedad. Aunque se trata un tema profundo siempre hay humor porque los venezolanos somos así, nos define la alegría y el querer hacer de todo un chiste, con una salida jocosa, lo que también nos sirve para reflexionar mejor.Photobucket

“Muchacho no es gente grande” también tiene que ver con un hecho real, algo que le pasó a él y fue gracias a la escritura que pudo exorcizar y superar ese momento. “Creo que si uno puede contar lo que sucede, que es más o menos lo que le puede pasar a cualquiera de nosotros, compartiendo complicidad, de manera divertida, puede dejar un mensaje y eso es lo que me interesa al escribir”.Photobucket

Estas dos obras ahora se presentan en forma de libro, como una manera para que más personas puedan acercarse a los temas que tratan y por ello  aparece una limitada con tapa dura, full color, logos repujados y con 160 páginas que será distribuida por Ciberlibros y se podrá adquirir en todas las librerías del país. También será distribuido en Nueva York y Madrid por la misma empresa.Photobucket

Durante el bautizo del libro, Benjamn Cohen explicó que esta publicación tiene una diagramación reversible,  responsabilidad de Marietta Vizcarrondo, que permite tener en una sola publicación las dos obras. Por una parte está Muchacho no es gente grande”, con su portada, y al girarlo el lector encuentra “Ojos brasileros” también con su  portada, lo que hace que esta edición sea atractiva al ocupar menos espacio que llevar libros separados.Photobucket

Ese querer contarle cosas con mensajes a los jóvenes es lo que le ha hecho escribir telenovelas como ¡Qué clase de amor!, un seriado juvenil que fue transmitido por Venevisión en el año 2009, o Fanatikda, ganadora del premio Promax Latinoamérica y Premios ITV, producida por Telecentro de Ecuador en el año 2010.

También produjo Romance Sinfónico, espectáculo con Floria Márquez y la Orquesta Sinfónica Venezuela, mientras que en la pantalla grande, fue productor asociado de El último bandoneón, de Alejandro Sáderman, coproducción argentino-venezolana, así como también produjo varios unitarios para televisión.Photobucket

Graduado de la Universidad Santa María, siendo un comunicador social está consciente del poder que tienen los medios masivos a la hora de dar a conocer las  ideas, por lo que aseguró que uno tiene que contar “sus propias experiencias, y a pesar  de no haber tenido tantas porque tengo 30 años, lo poco que he podido ver y vivir lo quiero transmitir”.

“El día que decidí hacer esta publicación teatral escogí Muchacho no es gente grande y Ojos Brasileros porque son dos piezas que muestran dos facetas distintas de mi trayectoria  como escritor. Además de ser una comedia  vs un drama, pienso que Muchacho no es gente grande es el comienzo de la vida y Ojos brasileros de alguna manera es el final. Estas dos piezas hablan de dos generaciones, con diferentes problemáticas que nos hacen reír, llorar y reflexionar (…) Descubrí que aunque parecen dos historias distintas, en el fondo los personajes tienen un mismo objetivo que es buscar en su interior la felicidad”.Photobucket

Como dice Floria Márquez en uno de sus boleros,  todos queremos amar y ser amados,  por eso los temas que tienen que ver con la ilusión, la desilusión amorosa y las relaciones de pareja nunca pasarán de moda, solo se cambiarán las maneras de decirlas, ya sea en novela, en canciones, o en teatro, porque solemos escribir de aquello que sabemos y de lo que nos afecta, para poder llegarle a otros y que también sean conmovidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: