• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

¿Quiere conocer historias? Pregúntenle a un taxista

Si uno quiere saber o “pulsar” la opinión de la población, qué se dice, o lo que se piensa sobre un tema, nada mejor que conversar con un taxista. photo taxista6_zps4b4712c8.jpg

Ya sea en México, Argentina, o Venezuela, el interactuar con estos trabajadores del volante, es una forma de saber qué es lo que está pasando en una ciudad o en el país. Como anécdota puedo decir que luego de estar un mes en Venezuela, a  mi regreso a México, me bastó conversar con el taxista que me llevó del aeropuerto al hotel para ponerme “al día”  de lo que había pasado en un mes durante mi ausencia de México.

 photo taxista1_zpsc5f3847e.jpg

Es cierto que algunos taxistas son callados, tal vez porque están cansados del trabajo diario, las colas o tránsito pesado, problemas personales que los hacen estar pensando en cómo resolverlos, pero la gran mayoría de los que están detrás de un volante son personas conversadoras y quieren saber también a quien están llevando. photo taxista3_zps8fe84418.jpg

Preguntas como ¿de dónde es usted?, ¿cómo está su país?, y otras por el estilo siempre están en la boca de estos trabajadores, y si uno sabe llevarles la conversación, la mayoría de las veces será uno el que obtenga  más información de ellos, que la que podremos revelar sobre nosotros. photo taxista4_zpsbf678e8f.jpg

En una oportunidad me tocó un taxista que creía en la reencarnación y que era especialista en el tema de los extraterrestres. Él  era un convencido de la “vida fura de la tierra”, y no tenía ningún reparo en contar sus experiencias con los avistamientos de OVNI ni para hablar de las energías de los extraterrestres.  photo taxista5_zps88d4b85e.jpg

Es que con los taxistas uno puede pasar de hablar de vida alienígena, a deportes, política, turismo, o gastronomía, porque, eso sí, ellos siempre saben de todo y quieren  photo 397373_10151155738236642_124296294_n_zpsb89f49fd.jpgque uno esté consciente de ello.

También los taxistas tiene algo de psicólogos, y uno puede contarles lo que le pasa y ellos siempre tendrán alguna respuesta o consejo que darnos, muchos de ellos producto de su vivencia diaria, de lo que otros pasajeros les han contando,  o sencillamente porque son curiosos y siempre tienen una salida para todo.

 photo arjonataxista_zps1a43cb00.jpgIncluso el cantautor Ricardo Arjona tiene una canción dedicada a los taxistas donde cuenta la historia de uno de estos trabajadores y lo que pasa en las noches. “Eran las 10 de la noche piloteaba mi nave era mi taxi un volswagen del año 68. Era un día de esos malos donde no hubo pasaje las lentejuelas de un traje me hicieron la parada. Era una rubia preciosa llevaba miniflada el escote en su espalda llegaba justo a la gloria”. photo bannerticketmundo476x270_zps5cf17a51.jpg

Ahora estas historias de taxistas suben a la escena teatral con el montaje “Los taxistas también tienen su corazoncito”, con la actuación de Cayito Aponte, quien pese a tener más de 50 años de carrera artística, ahora presenta su primer monólogo,  en la Sala Experimental del Centro Cultural B.O.D.-Corp Banca.

 photo caracas1_zps96b47376.jpg

Esta pieza, ambientada en tiempos de dictadura, está, de acuerdo a una nota de prensa enviada por el  Centro Cultural B.O.D.-Corp Banca, escrita por el dramaturgo Néstor Caballero (Premio Nacional de Teatro 2012) en el año 1989, narra la historia de Rubén Sarmiento, un taxista que cuenta su vida y su pasión por las películas.

En la obra se habla de la Caracas del cine Rialto, de los acontecimientos políticos que cambiaron a la Venezuela de los 40, con el golpe de Estado a Isaías Medina Angarita y la posterior dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez. photo taxista_zps5d924d32.jpg

Es, según el autor,  “la historia de amor entre un taxista, un hombre del común, sin más estudios que los golpes de la vida y de una mujer, una integrante de un partido, una universitaria, y para quien la ideología y la militancia estaban por encima del amor. Es la historia de amor de Rubén y de María Milagros. Pero en esta historia hay otro participante ­–mudo, pero siempre solidario­-: Pepón, el afectuoso nombre con el que Rubén bautizó a su taxi, quien ha sido espectador de esta historia de amor, pero también testigo de excepción de un período histórico trágico, doloroso, en Venezuela”.

 photo carro1_zps9c08955a.jpgA lo largo de la pieza, Rubén y Pepón le harán las “carreritas” nada menos que a Pedro Estrada, el director de la Seguridad Nacional en esos tiempos de represión. También estarán del lado de los demócratas que votaron por Rómulo Gallegos y la Junta Militar.

La expresión de Sarmiento “yo no soy político, soy peliculero”, muestra el distanciamiento del personaje de una forma de hacer política que solo beneficia a quienes aspiran a ser servidos en lugar de servir.

Esta obra que photo caracas2_zps9d207a73.jpg se estará presentando en la Sala Experimental del Centro Cultural B.O.D.-Corp Banca, cuenta con la producción de Jorgita Rodríguez y dirección de Vladimir Vera.

La entrada general: Bs. 160,00 y se puede ver los viernes  y sábados a las 8:00 p.m, mientras que los domingos la función es a las 6:00 p.m.

¿Es recomendable la obra? no lo sé, porque no la he visto, pero todo aquello donde esté Cayito Aponte y que nos permita reírnos del pasado y ratificar que “recordar es vivir” debe ser algo que no debemos dejar de ver, así sea solo por pasar un rato agradable y tener tema de conversación luego, o esa es mi Visión Particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: