• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

A su manera… Gay Talese

(En homenaje al Día del Periodista)

Mi amiga y colega Yosmar Herrera colocó en su facebook este video de Frank photo sinatra2_zpsfbb4c566.jpg Sinatra y como a veces las ideas se cruzan a la hora de escribir, “La Voz” sirve para recordar uno de los textos periodísticos que sobre el cantante hizo Gay Talese – Sinatra está resfriado – en eso que se llama periodismo literario o “reportaje de no ficción”, y permite conocer un poco más ya no del cantante, sino de quien es considerado, aún a su pesar, como uno de los padres del periodismo moderno.

A pocos días de celebrarse en Venezuela el Día del Periodista – 27 de junio – sirvan estas reflexiones sobre Talese para hacer un reconocimiento a todos los colegas que a diario buscan llevar su verdad a quienes los leen, escuchan o miran. photo GayTalese2_zps0a448ce1.jpg

Andrés Hoyos en un artículo titulado “Un fantasma prestigioso” menciona que “pese a su renombre internacional, Gay Talese es hoy por hoy un fantasma para nosotros, un fantasma prestigioso. Sus libros hace mucho que no se editan en ninguna de las perezosas y predecibles capitales del mundo editorial en español, y algunos de ellos, como Unto the Sons (1992), el último que publicó en inglés, nunca se tradujeron a nuestra lengua. Aquí sí cabe eso de que todo tiempo pasado fue mejor, pues los libros de Talese hacían parte del catálogo de Grijalbo en los años setenta, si bien parece que al ser devorada por el grupo italiano Mondadori, que a su vez sirvió de comida para el gran tiburón alemán Bertelsmann, la vieja editorial española se vio obligada a “depurar” su catálogo de cosas buenas para publicar maravillas como La dieta South Beach o Descubre tu destino con el monje que vendió su Ferrari”. photo GayTalese3_zps221ed188.jpg

Considera que Talese es “una figura emblemática de las más altas esferas del periodismo escrito, sea periodismo literario, Nuevo Periodismo o literatura de no ficción. Mucho se ha hablado de la fructífera y hasta mágica relación entre la literatura y el periodismo, pero lo cierto es que en el pasado esta conexión apenas dependía de que hubiera escritores que a veces ejercían el periodismo, y periodistas que a veces se sentaban a escribir cuentos, ensayos o novelas. El eslabón verdadero como tal, el texto que a su vez fuese alto periodismo y buena literatura, era muy raro. A estas alturas, en cambio, en las buenas revistas uno puede encontrar con alguna frecuencia esos cuentos anclados en la realidad que se llaman crónicas o reportajes y que ya no tratan en exclusiva de las celebridades y de los grandes protagonistas del acontecer noticioso, sino que se meten con personajes mucho más diversos”. photo GayTalese6_zps6da839b1.jpg

Para reflejar la personalidad de este comunicador y su “método” de trabajo  reproduzco partes de una entrevista que le hiciera Robert S. Boynton y que tituló “El taller de Gay Talese”.

* ¿Se considera parte de alguna tradición periodística, digamos, del periodismo literario, del Nuevo Periodismo o de “la literatura de la realidad”?

No, todo eso es pura mierda. Tom Wolfe, a modo de cumplido, me incluyó en el Nuevo Periodismo, denominación que nunca me gustó. El problema es que cuando escribes no ficción tienes que entrar en alguna categoría o de lo contrario las librerías no saben dónde poner tu libro. De ahí todos esos nombres, como “biografías recientes” y tal. Yo no quepo en ninguna de esas categorías. Sólo quiero escribir sobre la gente algo que parezca un cuento, pero con nombres reales.

* ¿Qué temas le atraen?

Los temas que me involucran son, literalmente, aquellos que me involucran. Escribo historias que están conectadas con mi vida. Aunque a primera vista los míos pueden parecer textos de no ficción sobre las experiencias de otros, si me atraen es en primer lugar porque me veo en ellas.

Siempre he trabajado así. Mi primer libro, A Serendipiter’s Journey [Los paseos de un afortunado], provino de las observaciones que hice mientras caminaba por la ciudad de Nueva York. The Overreachers [Los exagerados] salió de mi curiosidad por los personajes raros que construyen puentes. El reino y el poder trata de la gente rara que trabaja en el New York Times. Honrarás a tu padre es sobre un hijo de la mafia italiana con un pasado bastante parecido al mío. La mujer de tu prójimo provino de mi rígida formación católica. Unto the Sons [A los hijos] es un libro sobre la familia de mi padre. Y el libro en el que actualmente trabajo trata de las dificultades que he experimentado para escribir en los últimos diez años.

* ¿Sobre qué tipo de personas le gusta escribir?

Sobre gente con la que pueda relacionarme emocionalmente. Pasamos tanto tiempo juntos que tenemos una suerte de affaire en el proceso. Me les acerco tanto que puedo escribir sobre ellos como si escribiera sobre mi esposa o sobre una amante perdida hace tiempo.

* ¿Y cómo encuentra esas historias que “no son noticia”? photo GayTalese5_zpsc68d2165.jpg

Observando. Una de las principales historias de mi libro actual me llegó cuando asistía a un partido de fútbol femenino en julio de 1999 entre Estados Unidos y China en el Rose Bowl. Hacia el final del segundo tiempo, una jugadora china falló un pénalti y China perdió el partido. Pensé: “Mira qué interesante”. Aquí está Lu Ying, una chica de 25 años a la que están mirando millones en el mundo. Por mis lecturas sobre la Revolución Cultural yo sabía, además, que era poco probable que su madre hubiera sido una atleta o algo parecido a las madres activistas que tenemos aquí.

Semejante chica de seguro no puede estar acostumbrada a tener una audiencia internacional de ese tamaño. Después de fallar el cobro crucial, Lu Ying se montó en un avión en Los Ángeles y viajó a China. El viaje es muy largo para pasarlo pensando en tu fracaso. La vi del mismo modo en que vi a Floyd Patterson [un boxeador de peso pesado, dos veces noqueado por Sonny Liston en peleas por el título de los pesados]. Como alguien que se sobrepuso a la derrota y a la humillación. Caen y se paran de nuevo. Lu Ying se vuelve la mediocampista que falla un cobro y pierde el partido para China, pero que luego sigue con su vida. Ésa es una gran historia.

* ¿Tiene alguna rutina para las entrevistas?

Aunque no puedo comenzar el proceso como compañero de alguien, convertirme en eso es mi propósito último. Necesito pasar con alguien el tiempo suficiente como para observar cambios significativos en su vida. Quiero viajar con la gente en el tiempo, ponerme en situación de ver lo que ven. Luego quiero llegar hasta el mero frente de batalla.

* ¿Alguna vez hace entrevistas por e-mail o por teléfono?

No tengo e-mail, ni lo uso. Utilizo el teléfono para hacer citas, pero todas las entrevistas las hago en persona. Siempre voy personalmente a todas partes. Quiero ver a la gente a la que entrevisto, y quiero que me vean. Todo es visual.

* ¿Qué tanto le importa el lugar de la entrevista?

Mucho. Me gusta estar allí donde la persona trabaja. O entrevistar a la gente donde la pueda ver interactuar con otros. No importa mucho quiénes: la mujer, la novia o una corista con la que está involucrado. Me gusta que haya diálogo. De nuevo, pienso en términos de cámara, que funcione visualmente. Quiero libertad para moverme y dar al lector cosas diferentes que mirar. No quiero puros primeros planos, como en un documental. Quiero interacción, conversación, conflicto.

* Cuéntenos un poco cómo es su agenda diaria

Me levanto a más tardar a las ocho. Duermo en el mismo cuarto con mi mujer pero no le hablo en la mañana. Nuestra alcoba matrimonial no contiene nada mío: ni mi ropa, ni mi cepillo de dientes, nada. En realidad es la alcoba de mi mujer, con su clóset, su escritorio, sus manuscritos, su ropa. Le pertenece a ella. Yo sólo duermo allí.

Dejo la alcoba conyugal y subo al cuarto piso, que es donde tengo mi ropa. Me ducho y me pongo chaqueta y corbata. Salgo a la esquina a comprar el New York Times, aunque no lo leo en ese momento. Pero si no lo compro por la mañana, se agota y odio eso. Luego bajo a mi oficina, que tiene una entrada del todo independiente de la de la casa.

Me hago el desayuno en la cocinita que hay, usualmente café y un muffin integral, y lo llevo hasta mi escritorio. En ese momento ya son tal vez las ocho y media. No tengo teléfono ni e-mail en mi oficina, de modo que nada me perturba. A las doce y media me hago un pequeño sándwich. Como comer arruina mi concentración, a la una y media voy al gimnasio.

En el gimnasio pedaleo en una estática mientras leo el periódico y luego hago otros ejercicios. Eso mata un par de horas. Hacia las tres regreso y a las cuatro subo a la casa por primera vez desde que bajé a las ocho de la mañana. Trabajo en mi escritorio del cuarto piso, contesto llamadas, miro el correo y pago cuentas. Vuelvo a bajar a la oficina a las cinco y miro lo que he escrito en el día. Trato de continuar escribiendo hasta las ocho de la noche.

Luego salgo. Me gusta salir. Todas las noches. Adoro los restaurantes. No necesariamente los sofisticados, sino cualquier restaurante. Trato de regresar a casa hacia la medianoche o un poco antes. Alcanzo a ver el fin de The Charlie Rose Show.

Pueden leer la entrevista completa aquí

 photo GayTalese4_zps179d569e.jpgCada quien tiene su “manera” o “estilo” de escribir, lo importante es que podamos llegar a nuestros lectores y que ellos sientan lo que queremos transmitir.

Las historias sencillas, esas que tienen protagonistas que muchas veces no “famosos”  están llegando más  a las personas que aquellos relatos de “grandes entrevistas “ que muchas veces lo que hacen es repetir y ayudar a la imagen de quien ofrece declaraciones, pero no logra  conectar con los lectores. A veces menos es más y lo sencillo debe ser una norma.

El oficio de escribir dentro del periodismo no es fácil, muchas veces es solitario y se enfrenta a incontables barreras, pero sigue siendo, como lo asegura Gabriel García Márquez: “El Mejor oficio del mundo”, o esa es mi Visión Particular.

Feliz día del Periodista…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: