• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

Historias periodísticas

El 17 de julio se cumplió un aniversario más del fallecimiento – en el 2001 –  de Katharine Graham, hecho que para muchos no es trascendente, porque ¿quién era ella? photo KatharineGraham_zpsc20a9652.jpg

Katharine Graham fue periodista y editora del diario The Washington Post desde 1963 hasta su fallecimiento. Fue la responsable de reconstruir el periódico que estaba en quiebra y que su padre había comprado en una subasta. photo PhilipGraham_zps9d9fbb2c.jpg

Llegó a esa posición luego que el editor, su marido, Philip Graham, se suicidó. Viuda a los 46 años, dejó de ser ama de casa en su mansión del respetable barrio de Georgetown para saltar al más alto despacho de la prensa capitalina; lo ocupó hasta que decidió dejarlo en manos de su hijo en 1991, aunque siempre se guardó una posición de control. photo GuerradeVietnam_zpsb343c930.jpg

Fue responsable de publicar en 1971 los “Papeles del Pentágono”, el estudio secreto sobre la Guerra de Vietnam. Cuenta en su biografía  que tomó la decisión de publicar estos documentos, a pesar de las “enormes presiones del Gobierno para no hacerlo, e incluso sus abogadas recomendaban no publicarlos. Pero el New York Times había comenzado a ofrecerlos y Graham entendió que era su obligación ofrecer a la opinión pública esos documentos tan comprometidos”. photo CarlBernsteinyBobWoodward_zps88b62200.jpg

Dentro de los recuerdos que aparecen en  “Personal History”, su autobiografía publicada en 1998 – que además le valió el Premio Pulitzer – recuerda “perfectamente el momento en el que los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward entraron en su despacho con los primeros hilvanes del caso que acabaría con la presidencia de Nixon. Graham publicó las revelaciones, pero asistía angustiada a la desidia que los otros medios mostraban por la información. Fue un momento de soledad para el periódico. A veces, cuando estaba sola, pensaba: si esta noticia es tan importante, ¿dónde están los demás?”. photo AnaLiliaPeacuterez_zps91d04a39.jpg

Esta reflexión sobre si una noticia es importante por qué los otros medios no lo publican no debe verse como un hecho aislado que le ocurrió a ella, porque desde junio de 2012, la periodista Ana Lilia Pérez se sumó a la lista de periodistas mexicanos exiliados, integrada por al menos 15 colegas amenazados que solicitan asilo en el extranjero, de acuerdo con la organización Reporteros Sin Fronteras.

Soledad acompañada

Ese no querer dejar de decir lo que sucede en un país y una región específica a traído más de un problema a los comunicadores sociales que entienden la necesidad de revelar las cosas que suceden aunque  – al igual que Graham – existan presiones del Gobierno para evitar que se conozcan detalles. photo KnightCenterforJournalismintheAmericas_zpsf15c7286.jpg

En el caso de Pérez, ella ha recibido amenazas y agresiones en su contra de parte de funcionarios públicos – según denunció ante el Knight Center for Journalism in the Americas,  tras investigar las redes de corrupción que existen en Petróleos Mexicanos (Pemex). photo camisas_zpsb1145a6b.jpg

También recibió la notificación de que las autoridades mexicanas continuarán un juicio en su contra aún en el exilio. El juicio fue iniciado por un legislador mexicano que aparece en las páginas del libro “Camisas azules, manos negras”. photo Tabasco_zpsce40ed4c.jpg

En esta entrevista, la periodista cuenta que un día viajó “a Tabasco y una comunidad estaba reclamando un saneamiento en sus zonas y así empecé a investigar a una de las compañías implicadas en graves actos de corrupción. Al seguir la ruta del dinero, logré documentar los vínculos de contratistas con funcionarios y partidos políticos. Yo empecé a investigar el uso discrecional de recursos públicos en Pemex pero me encontré con cárteles de la droga que estaban hacienda negocios con la paraestatal”. photo fuentesinformativas_zps72ee137d.jpg

Al igual que en las investigaciones de Bernstein y Woodward – sobre el caso Watergate – la publicación de “información sustentada y veraz, se multiplicó la red y el número de fuentes informativas” que la ayudaron le permitieron continuar las indagaciones para revelar lo que sucedía en la paraestatal petrolera.

Relata en la entrevista que recibió “amenazas al fax de la oficina de donde trabajaba, algunas a mi teléfono celular, y otras fotografías. Tuve un intento de atentado en un vehículo y todo el tiempo mis teléfonos estaban intervenidos”. Al final  debió salir de México y asilarse en Alemania.

Periodista narra “descenso a la locura”

 photo vacuna_zps98c6f89e.jpgEn muchas culturas y  religiones no ven con mucho agrado el tema de las vacunas, llegando incluso a prohibirlas porque consideran que algunos de los componentes más usuales en las vacunas pueden provocar alergias y enfermedades autoinmunes. Sin embargo, la mayoría de la población cree en las vacunas como un medio para prevenir enfermedades.

Pero que ¿sucede cuando en realidad aquello que debe protegernos hace que nos enfermemos más? photo MalcolmBrabant_zps82c2834c.jpg

Eso es lo que le sucedió a Malcolm Brabant, quien sufrió un colapso clínico después de que le suministraran una vacuna que lo iba a proteger de la fiebre amarilla.

Él trabajaba en la BBC en ese entonces, recibió una vacuna porque debía ir a Costa de Marfil para rodar una producción sobre las víctimas de la guerra civil junto al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. photo Malcolmisalittleunwell_zpsc8c60c01.jpg

Una reacción al medicamento provocó primero fiebre, y luego “el drama creció con episodios psicóticos que terminaron llevándolo a  un hospital psiquiátrico”. Toda esta experiencia ahora se encuentra en “Malcolm is a little unwell”, que reúne capítulos en los que él creía ser el Mesías y, más tarde, el diablo. Tras la locura y las alucinaciones, vino la pérdida del  trabajo en la oficina de Atenas de la BBC.

Fue visitado por ángeles, amigos y familiares cercanos que ya fallecieron y hasta estuvo poseído por el mismo Lucifer. También narra sus intentos de suicidio para salvar al mundo. photo periodismo_zps3de735d8.jpg

Tres historias de periodistas que han enfrentado adversidades y las realidades de su tiempo, historias que cuentan lo que le sucede a los comunicadores cuando deciden  ir tras relatos que solamente ellos pueden escribir o cubrir. En Venezuela, México, España, Argentina, Europa, África, y cualquier otra zona del globo que llamamos “Tierra” hay personas que se enfrentan a muchos problemas para llevar a otros lo que se desconoce y que muchas veces los gobiernos quieren que eso se mantenga. photo JorgeLanata_zps7838e81e.jpg

Como siempre que le preguntan lo expresa públicamente para el periodista argentino Jorge Lanata el “periodismo no puede ser militante”, debe ser ante todo un acto contra gobiernos y que esté enfrentado a todo lo que represente  poder, venga del sector que sea. photo periodiconarrar_zpsfbdb71fd.jpg

¿Cuántas historias de periodistas combativos conocemos?, aunque no todo lo que brilla es oro porque también está la historia del periódico que renunció a mejorar el mundo, uno donde editores llegaban por la tarde a recopilar masivamente información que los reporteros producían por kilo. Se pedían kilos de notitas de color. Gramos de conferencias de prensa reporteadas en la mañana. Seguimientos a la nota principal. Redacción de boletines de fuentes de judiciales o de salud y entrevistas por teléfono.

Era un equipo donde el reportero había normalizado colocarse en el mismo sitio donde se ve a la mayoría de los reporteros: Las mismas conferencias programadas, la misma grabadora en la boca del poderoso, las mismas galletas y el café de las salas de prensa,  los mismos datos compartidos en la libreta, la misma nota publicada en los mismos diarios de la misma ciudad y los mismos reporteros leyéndose e photo periodismofinal_zps6690f216.jpgntre sí.

También de estas historias conocemos muchos casos, aunque afortunadamente espero que sean en menor cantidad.

El periodismo no es una tarea fácil, ni un oficio que puede ser ejercido por cualquiera, aunque muchos quieran ser “brujos sin conocer la yerba”, así que lo importante es prepararse, que eso nunca acaba y todos los d photo RebeccaMacKinnon_zps17ada8e8.jpgías salir a la calle a contar esas historias que nadie quiere decir, esa que “al parecer” a nadie interesan, porque como afirma Rebecca MacKinnon, experiodista de CNN y cofundadora de Global Voices Online, hay que “salir al mundo real y encontrar historias que la gente no puede encontrar online”, porque esas historias y relatos son los que cambian realidades y demuestran que si hay futuro en este – como decía Cherry Navarro – mundo absurdo que no sabe a dónde va, o esa es mi Visión Particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: