• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

La mente es un laberinto donde todos pueden entrar

 photo IMG_0626Copiar_zps6adb3502.jpgÉl es un niño que se divierte con juguetes brillantes, que se prepara para su cumpleaños, donde estará acompañado de muchos niños que visitarán su casa en el árbol, una casa que fue construida por su papá. El niño tiene muchas ilusiones porque se siente querido y sabe que está protegido.

Lo que no sabe el niño, o quiere ocultarlo es que toda esta vida es una fantasía, una que solo sucede en su mente, en su cabeza… en su laberinto. photo IMG_0643Copiar_zps4b4252b7.jpg

¿Qué haría el ser humano sin la capacidad de tener espacios en su cerebro que le permiten alejarse de la realidad que lo haría sentirse un ser indefenso, débil, excluido y no querido por los seres que forman su familia?

Este niño, que ha refugiado su mente en un laberinto de posibilidades ideales, vive físicamente en un asilo, casa hogar o sanatorio – el nombre es lo de menos – y al igual que Asterión – ser que vive en una inmensa casa a la que describe dotada de infinitas puertas sin cerraduras, carente de mobiliario y en la que existen nu photo IMG_0647Copiar_zps5c3ad1f8.jpgmerosos pasadizos, habitaciones, corredores y patios – este niño ya no distingue entre la realidad y la fantasía, solo sabe que ahí donde se encuentra es “feliz” aunque en el fondo sabe que necesita de sus padres.

La referencia a “Asterión” y a su casa no es casual, ni un capricho de mi mente, ya que este niño es producto de la imaginación de Lucía Zapien, quien tomó el cuento de Jorge Luis Borges “La Casa de Asterión” para un trabajo del cuarto de año de su licenciatura de actuación, y creó un monólogo titulado “¡Que entre el que quiera!”, que permitió al personaje cobrar vida para hablarnos, como lo menciona la actriz y dramaturga, de las necesidades que tienen los niños especiales, con autismo, síndrome de down, entre otros. photo IMG_0622Copiar_zpsd146ab0f.jpg

En el cuento de Borges, el personaje de Asterión explica su personalidad contando “eventos del pasado, como el atardecer en que dio en salir, pero el temor que le infunden los rostros y actitudes de las gentes del exterior, lo obliga a internarse nuevamente en lo profundo de su residencia. Pasa los largos días jugando a las escondidas, corriendo por las extensas galerías, fingiendo dormir o recibiendo la visita de otro como él”.

En esta adaptación de Lucía Zapien, que se presenta en los miércoles, jueves y viernes hasta el 9 de mayo en el Teatro Roma del DF, a las 8 y a las 9 de la noche, el niño ha creado un mundo para no sentir la soledad y el abandono del que  photo IMG_0665Copiar_zps26f9f3e9.jpgfue objeto, siempre con la esperanza de que sus padres lleguen para su cumpleaños y por eso invita a los espectadores a ser cómplices y a entrar a ese mundo, que cabe en su cuarto, pero donde gracias a la imaginación pueden entrar los que quieran.

Italia Aburto dirige este monologo dentro de lo que el Teatro Roma (Aguascalientes #33 colonia Roma entre Monterrey y Medellín) viene desarrollando como #ObrasBrevesExperienciasCercanas. La dirección es minimalista, pocos elementos que apoyan el desarrollo actoral de Zapien, buscando que el espectador sienta la soledad y necesidad del niño por ser querido y dejar de sentirse un “paria” en un mundo que al parecer no le interesa ni él ni quienes son como él. photo IMG_0621Copiar_zps0b4902d5.jpg

La actuación de Zapien luce compenetrada con su personaje, tanto que a veces olvidamos que es una mujer interpretando el papel de un niño, y con dominio de la gestual de un niño creativo que quiere, por todas las vías, atraer a su cuarto y a sus juegos la mayor cantidad de personas. Solamente habría que mencionar que al ser un espacio tan reducido donde se presenta la obra, una habitación cerrada, se podría jugar más con los matices y tonos vocales, no hay necesidad de gritar, a veces el susurro y las palabras entre dientes pueden causar mayor efecto que un tono alto al hablar.

“¡Que entre el que quiera!” tiene una duración de unos 30 minutos y es una oportunidad para apoyar la nueva dramaturgia mexicana que apuesta al teatro breve, pero no por eso de menor calidad, o esa es mi Visión Particular.

 

Una respuesta

  1. Muchas gracias, Francisco, por tus comentarios, los reconozco y valoro mucho… Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: