• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

¿Cómo reaccionamos ante el duelo?

A propósito de “Nora cierra la puerta”

El duelo por la pérdida de un ser querido puede definirse como “un proceso más o menos largo y doloroso de adaptación a la nueva situación”. Los especialistas señalan que “la intensidad y duración del duelo depende de muchos factores: tipo de muerte (esperada o repentina, apacible o violenta), de la intensidad de la unión con el fallecido, de las características de la relación con la persona perdida (dependencia, conflictos, ambivalencia…), de la edad…”

 photo IMG_0141Copiar_zps9fa11095.jpg

Según la Dra. E. Kubler Ross existen 5 etapas del duelo, pero como cada persona es diferente, las maneras de sobrellevar el duelo también son distintas. Tomemos por ejemplo el caso de Nora. Ella es escritora, dramaturga para más señas, quien recientemente perdió a su hijo en circunstancia donde ella tuvo parte de la responsabilidad.

 photo IMG_0010Copiar_zps482a0f0c.jpg

La primera fase del duelo es la conocida como Negación y aislamiento. Esta etapa permite a las personas “amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impresionante; permite recobrarse. Es una defensa provisoria y pronto será sustituida por una aceptación parcial: “no podemos mirar al sol todo el tiempo”.

 photo IMG_0014Copiar_zps091f3610.jpg

En el caso de Nora, ella se aísla del mundo dedicándose a lo que sabe, a escribir teatro, y así busca “exorcizar” lo que lleva dentro y cree que relatando en las tablas lo que sucedió será una manera de enfrentar esa pérdida que representa la muerte de su hijo.

 photo IMG_0035Copiar_zpscc7b5c0d.jpg

La segunda fase del duelo es la Ira. En esta etapa está presente la “envidia y el resentimiento; surgen todos los por qué. Es una fase difícil de afrontar para los padres y todos los que los rodean; esto se debe a que la ira se desplaza en todas direcciones, aún injustamente. Suelen quejarse por todo; todo les viene mal y es criticable. Luego pueden responder con dolor y lágrimas, culpa o vergüenza. La familia y quienes los rodean no deben tomar esta ira como algo personal para no reaccionar en consecuencia con más ira, lo que fomentará la conducta hostil del doliente”.

 photo IMG_0078Copiar_zps972c8d17.jpg

La Ira de Nora es desviada hacia su familia, que se ve plasmada en la obra que está escribiendo mediante la relación con su hermana, sus padres, el abuso del que fue objeto y la relación con su pareja a la que trata de culpar de la muerte del hijo.

 photo IMG_0054Copiar_zpse52fecd2.jpg

Negociación. Esta tercera fase del duelo surge “ante la dificultad de afrontar la difícil realidad, mas el enojo con la gente y con Dios, surge la fase de intentar llegar a un acuerdo para intentar superar la traumática vivencia”. Para Nora escribir teatro es su manera de negociar, de encontrar una forma de sobreponerse a esta realidad y poder vivir con ella.

 photo IMG_0083Copiar_zpsf813416f.jpg

La Depresión surge cuando “no se puede seguir negando, la persona se debilita, adelgaza, aparecen otros síntomas y se verá invadida por una profunda tristeza. Es un estado, en general, temporario y preparatorio para la aceptación de la realidad en el que es contraproducente intentar animar al doliente y sugerirle mirar las cosas por el lado positivo: esto es, a menudo, una expresión de las propias necesidades, que son ajenas al doliente. Esto significaría que no debería pensar en su duelo y sería absurdo decirle que no esté triste. Si se le permite expresar su dolor, le será más fácil la aceptación final y estará agradecido de que se lo acepte sin decirle constantemente que no esté triste. Es una etapa en la que se necesita mucha comunicación verbal, se tiene mucho para compartir. Tal vez se transmite más acariciando la mano o simplemente permaneciendo en silencio a su lado. Son momentos en los que la excesiva intervención de los que lo rodean para animarlo, le dificultarán su proceso de duelo. Una de las cosas que causan mayor turbación en los padres es la discrepancia entre sus deseos y disposición y lo que esperan de ellos quienes los rodean”.

 photo IMG_0093Copiar_zpscac2c349.jpg

Nora mientras escribe la obra de teatro recibe la visita de familiares y amigos, que solo están en su imaginación, quienes muestran su preocupación por el estado de salud de ella. Quieren que coma y hasta el esposo lo vemos regresar al hogar para ofrecerle alimentos o cocinarle algo para que ella no siga adelgazando y aleándose de los seres que la quieren, aunque ese es su único deseo.

 photo IMG_0125Copiar_zps1b52787a.jpg

La Aceptación llega cuando “quien ha pasado por las etapas anteriores en las que pudo expresar sus sentimientos -su envidia por los que no sufren este dolor, la ira, la bronca por la pérdida del hijo y la depresión- contemplará el próximo devenir con más tranquilidad. No hay que confundirse y creer que la aceptación es una etapa feliz: en un principio está casi desprovista de sentimientos. Comienza a sentirse una cierta paz, se puede estar bien solo o acompañado, no se tiene tanta necesidad de hablar del propio dolor… la vida se va imponiendo”.

 photo IMG_0154Copiar_zps416b4847.jpg

En el caso de Nora ella asume que fue su responsabilidad la muerte de su hijo, sabe que nadie puede ayudarla si antes ella no crea conciencia de ser la que debe salir de este estado y por ello, como una manera de alejar sus demonios, culmina su obra con un narrador en off que nos recuerda que mientras su hijo pequeño sale a la calle a jugar con la pelota, ella simplemente cerró la puerta y dejó de atenderlo. Cerrar la puerta puede ser una manera de poner fin al sufrimiento y aceptar que su hijo no volverá, asumiendo que ella y solamente ella fue la responsable de dejarlo jugar en la calle por su interés en seguir escribiendo en paz, sin que nadie la molestara en su “trabajo”.

 photo IMG_0163Copiar_zps3770724f.jpg

La Esperanza, última fase del duelo es “la que sostiene y da fortaleza al pensar que se puede estar mejor y se puede promover el deseo de que todo este dolor tenga algún sentido; permite poder sentir que la vida aún espera algo importante y trascendente de cada uno. Buscar y encontrar una misión que cumplir es un gran estímulo que alimenta la esperanza”.

 photo IMG_0055Copiar_zpsdec54486.jpg

Desconozco si Nora tendrá alguna esperanza más en su vida, más allá de escribir y volcar sobre el papel aquello que vivió y que tal vez otros puedan ver representado en las tablas, sirviéndole a los espectadores de catarsis ante una situación similar.

 photo IMG_0107Copiar_zps16c51384.jpg

Las etapas del duelo son reales y nos pueden pasar en cualquier momento de la vida. El empleo del caso de Nora es simplemente una referencia para demostrar cómo cada persona asume su dolor, aunque el caso que sirve para hacer el recorrido por las fases de la Dra. E. Kubler Ross tampoco es gratuito ya que Nora es producto de la dramaturgia de Daniel de la O, “embrujulados”, quien en esta oportunidad presenta “Nora cierra la puerta” en el Foro Shakespeare, en su Espacio Urgente 2, Zamora 7, Esquina con Veracruz, col. Condesa, los lunes a las 20:45 horas, con las actuaciones de Itzel Lapizco, como Nora, Daniel Rivera, Mitzi Mabel Cadena, con la dirección de Adrián Darío Ramírez.

 photo IMG_0145Copiar_zps1d6bb9b4.jpg

Nora, además de batallar con la pérdida del hijo, situación de la que ella sabe que es responsable, también debe hacer frente a la interrogante sobre “si una mujer debe supeditarse a su finalidad biológica en lugar de a sus pulsiones como ser humano.”, lo que de alguna manera también forma parte de ese mundo que la lleva a enfrentarse a la muerte de su hijo.

 photo IMG_0080Copiar_zpscca3feeb.jpg

Daniel de la O utiliza a Nora para plantearle al espectador esas etapas del duelo, tema que desarrolla con mayor profundidad en su obra “Negación”, que es la primera de cinco obras que hablan del duelo, porque este tema del duelo es parte de la vida de los seres humanos y el teatro se nutre de esas sensaciones y emociones para reflejar en quienes lo observan esos mismos sentimientos que todos somos capaces de experimentar.

 photo IMG_0161Copiar_zps251f2b2d.jpg

Adrián Darío hace un montaje sencillo, sin efectos sonoros ni visuales, para dejar que la tragedia de Nora sea contada por ella y sus personajes imaginarios ofreciéndole al espectador un texto limpio sin necesidad de adornar lo que se está diciendo, que por su crudeza es suficiente para que se entienda y no necesita “regodeos” efectistas.

 photo IMG_0026Copiar_zps3ba49959.jpg

Itzel Lapizco destaca en su representación de Nora, creando la atmosfera de una mujer que ha perdido a su hijo y debe enfrentarse a personajes imaginarios, pero que ante todo es una escritora que busca nutrirse de sus experiencias para poder crear arte y dramaturgia. Tal vez demasiado metida en ese rol de escritora que a veces se olvida de ser un poco más humana.

 photo IMG_0117Copiar_zps528ff102.jpg

Los variados personajes que interpretan Daniel Rivera, Mitzi Mabel Cadena son el soporte para el desarrollo de la trama y cumplen su función al hacer que el personaje de Nora pueda ofrecer las etapas del duelo y la acompañen como los “personajes en busca de un autor” de Luigi Pirandello.

 photo IMG_0102Copiar_zps370019f0.jpg

“Nora cierra la puerta”  es una obra que, se presenta hasta el 1 de septiembre, habla de esa dicotomía entre el ser mujer y ser madre, situación que posiblemente genere posiciones encontradas entre los espectadores, pero el teatro es así generador de conflictos y está en el público reaccionar frente a lo que ve, no salir de la sala como entró, o esa es mi Visión Particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: