• Perfil

  • Categorías

  • Archivos

  • Visitas

Miedo y violencia en las tablas ante la tenencia de armas

Sturm Ruger” es el nombre de una fábrica de armas, pero además es el título de la obra de Josué Almanza, que está en la cartelera todos los martes de julio y agosto en el espacio Emergente 2 del Foro Shakespeare, a las 20:30, con producción de Epitafios Laboratorio Teatral.

 photo IMG_0051Copiar_zps79d64d9a.jpg

El espectador se sentirá entre 4 paredes, realmente es así porque la obra se desarrolla en un cuarto del foro, donde podrá conocer cómo 10 años después de la Masacre de Montreal este hecho siguen influenciando a sus protagonistas.

 photo IMG_0493Copiar_zps3c9a771f.jpg

No se busca reconstruir lo ocurrido, sino se pretende hacer una revisión de este hecho desde el punto de vista de la ficción que ofrece el teatro.

 photo IMG_0012Copiar_zps7a53af79.jpg

Josué Almanza, escritor y director de la obra, ganó con esta pieza el Certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2012.

 photo IMG_0468Copiar_zpse5d71409.jpg

Este montaje, que no recrea hechos pasados, ubica al espectador a 10 años de la masacre, con una familia destruida por la tragedia, amante de las armas, de las películas de violencia, que está señalada y -además- es invitada a un show de televisión para enfrentar a la madre de una de las víctimas, defensora, del uso de las armas, esas mismas que ayudaron a asesinar a su hija.

 photo IMG_0491Copiar_zps5dcebb7b.jpg

La reflexión de la obra gira torno a la violencia, el miedo, el fácil acceso que se tiene en la actualidad a las armas de fuego y la constante paranoia en que viven algunas sociedades, como la estadunidense, aunque no hagamos los desentendidos, el mal uso de las armas y la violencia que generan puede producirse en cualquier sociedad, nadie está libre de ello, o que lance la primera piedra. Así lo expresó el autor y director al señalar que “Quise traer el tema a México, porque me parece que es una realidad que se puede asociar a lo que vivimos en nuestro país, con la cuestión del acoso o violencia escolar”.

 photo IMG_0206Copiar_zps881376e8.jpg

Además de tocar el tema de la descomposición social, “Sturm Ruger” plantea el morbo que noticias sobre masacres estudiantiles producen en los medios de comunicación y son temas que incitan a programas de televisión a hacerse eco y tratar a sus protagonistas como “estrellas” que tienen mucho que contar ante las cámaras, con algunos secretos que pueden elevar la audiencia de los programas, todo dentro de una “aparente” tranquilidad de quienes ven estos espacios televisivos.

 photo IMG_0370Copiar_zps23254a8f.jpg

Contar esta historia de Josué Almanza está en la piel de los actores Regina Flores Ribot, Amanda Schmelz, Rocío Ramírez Suárez, Christian Diez y Raúl Rodríguez de la Peña, quienes lo largo de casi dos horas de representación buscan transmitir en el espectador este sufrimiento de quienes deben vivir con la “marca” de ser señalados por el crimen cometido por un miembro de la familia, y sus consecuencias.

 photo IMG_0125Copiar_zpsb2d23e9a.jpg

¿Qué sucedió en la Escuela Politécnica de Montreal?

“Sturm Ruger” está basada en un hecho real, lo que hace la obra aún más trascendente, y aunque no pretende ser una relación cronológica de los hechos, sí es una reflexión sobre lo que sucedió luego y el miedo que este tipo de eventos genera en la población, que – continúa la paradoja – busca resguardarse y mantener su “seguridad” adquiriendo armas de fuego de grueso calibre.

 photo IMG_0190Copiar_zpsccb7c6f5.jpg

¿Pero qué pasa si la violencia no es solo provocada por las armas de fuego, sino tiene que ver con racismo u odio provocado por el género sexual?

 photo IMG_0183Copiar_zps6940f16f.jpg

Esto es lo que pudiera pensarse de lo que motivó a Marc Lépine a cometer los que se conoció como la Masacre de Montreal.

 photo IMG_0255Copiar_zps73e9c768.jpg

Revisando en Internet uno obtiene mucha información sobre este caso, por sus implicaciones morales, psicológicas y de “morbo” que provocó este asesinato masivo.

 photo IMG_0064Copiar_zps06bb1152.jpg

Marc Lépine, de 25 años, había sobrevivido al abuso infantil. Había intentado sin éxito ingresar a las Fuerzas Armadas Canadienses. También fracasó en su deseo de estudiar en la Escuela Politécnica. de esto último culpó a las feministas y a su tan promovida “acción afirmativa”. Esto quedó resumido en su nota suicida.

 photo IMG_0027Copiar_zpse82d9a40.jpg

“Por favor tomen nota de que si estoy cometiendo suicidio hoy… no es por razones económicas… sino por razones políticas. Las feministas que han arruinado mi vida… Las feministas siempre han tenido el talento de irritarme. Ellas quieren retener las ventajas de ser mujer… mientras tratan de arrebatar aquellas de los hombres. Son muy oportunistas ya que aprovechan el conocimiento acumulado por el hombre a través de los años. Siempre tratan de sobre presentarlos cada vez que pueden”.

 photo IMG_0217Copiar_zps1b57f817.jpg

Para reafirmar su descontento con las mujeres, junto a la carta había una lista de 19 prominentes mujeres de Québec que se desempeñaban en ocupaciones no tradicionales, incluyendo a la primera mujer bombero de la provincia y la capitana de policía.

 photo IMG_0308Copiar_zps2676d569.jpg

Los relatos de los sucesos señalan que “la noche del 6 de Diciembre de 1989, en el penúltimo día de clases antes de las vacaciones de Navidad, Lépine cargó un rifle semiautomático dentro de la Escuela de Ingeniería. Su primera víctima femenina, Maryse Laganiere, fue asesinada en un corredor. Después se dirigió a un salón que tenía 10 estudiantes mujeres y 48 hombres. Abriendo fuego con dos disparos hacia el techo y gritando, “¡Quiero a las mujeres. Odio a las feministas!”, Lépine ejecutó un ritual genocida. Separando a los hombres de las mujeres, alineó a éstas contra la pared y empezó a disparar. Seis mujeres murieron, las otras fueron heridas, pero sobrevivieron. Después, Lépine fue a la cafetería y mató a tres mujeres más. Luego en la sala 311 el tirador abrió fuego y ordenó a dos profesores y veintiséis estudiantes colocarse debajo de los escritorios y luego, asesinó a cuatro mujeres más. Cerca de 20 minutos después, Lépine se quitó la vida dejando tras de sí catorce mujeres muertas y trece estudiantes heridos (nueve mujeres, cuatro hombres)”. photo IMG_0338Copiar_zps96b99fc5.jpg

Durante la presentación a la prensa de “Sturm Ruger” uno de los actores contó que esa misma mañana había leído la lista completa de las jóvenes fallecidas en ese tiroteo, las 14 víctimas de Lépine fueron: Geneviève Bergeron, 21; Hélène Colgan, 23; Nathalie Croteau, 23; Barbara Daigneault, 22; Anne-Marie Edward, 21; Maud Haviernick, 29; Barbara Maria Klucznik, 31; Maryse Leclair, 23; Annie St.-Arneault, 23; Michèle Richard, 21; Maryse Laganière, 25; Anne-Marie Lemay, 22; Sonia Pelletier, 28 y Annie Turcotte, 21.

El tiro por la culata

Aunque la intención de Lépine pudo haber sido aterrorizar a las mujeres canadienses para evitaran seguir escalando posiciones, más allá de sus roles tradicionales, la realidad parece demostrar lo contrario, ya que las estadísticas canadienses indican que entre 1989 y 1999, “la proporción de mujeres matriculadas en las Facultades de ingeniería de las universidades de Canadá creció de 13% a 19%. Y en términos absolutos, el número se duplicó a 9000 estudiantes mujeres”.

 photo IMG_0378Copiar_zpscd8f7876.jpg

El día 6 de diciembre quedó no solo en la memoria de sus protagonistas sino que sirvió para establecer, en 1991,  el Día Nacional del Recuerdo por las Víctimas de la Violencia contra la Mujer, por lo que – anualmente – las banderas de los edificios federales, incluyendo la Peace Tower en el Parliament Hill, se izan a media asta y se recomienda a los ciudadanos realizar un minuto de silencio y llevar un lazo blanco, símbolo que dio origen a la organización whiteribbon.ca, o púrpura para crear opinión y acabar con los actos de violencia contra la mujer.

 photo IMG_0505Copiar_zps7239af27.jpg

La violencia solamente engendra violencia y en una sociedad cada vez más competitiva tanto hombre como mujeres deben prepararse y dar lo mejor que tengan, no se puede tapara el sol con un dedo. La vida requiere del esfuerzo y dedicación de todos, no porque alguien no me guste voy a acabar con esa persona o grupo, porque entraríamos en aquello de “ojo por ojo” donde al final el que quedaría sería tan ciego como al que quiso acabar, o esa es mi Visión Particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: